Logo Hispagimnasios

Hispagimnasios.com

El portal del fitness y las artes marciales

JUDO. RECOMENDACIONES Y PROGRAMA PARA EL TRABAJO CON NIÑOS
PARTE 1 DE 5

Por Prof. Luis Guardia, 9ºDan y Lic. Fausto Albizua 5ºDan
http://faustoalbizua.com

Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5 (Fichas)

Programa Judo niñosA LA MEMORIA DEL SENSEI LUIS GUARDIA

En el 2013 y 2014 tuve el privilegio y el honor de trabajar con el Prof. Luis Guardia, 9no Dan en la elaboración del programa Junior de Usajudo.

Al terminar el programa comenzamos a trabajar en un libro, folleto o como quiera llamarse sobre la metodología que debía llevarse para cumplir el programa, con la esperanza de que sirviera de guía a los entrenadores principiantes y quizás como consulta para los más experimentados, pero la razón principal era compartir los conocimientos de tantos años en nuestro deporte.

A finales del 2016 quedó concluido el libro y comenzamos a tocar puertas buscando el patrocinio de alguien que quisiera apoyarnos con su traducción al inglés y también para la impresión pero solo logramos promesas.

Incluso con la Confederación Panamericana se sostuvieron encuentros y planes de impartir capacitación presencial del tema a los entrenadores del área, pero nunca se materializaron los planes.

Al fallecer el Prof. Guardia siento que es mi obligación poner a disposición de todos los judokas interesados en el tema de metodología este material, como un legado del profesor y en su honor. Al no poder imprimirlo lo pongo a su disposición y en español en la página web. faustoalbizua.com y en hispagimnasios.com esperando que les sea de alguna utilidad.

AGRADECIMIENTOS

A nuestros familiares, amigos y colegas del deporte

El presente texto está basado fundamentalmente en el programa de USA Judo para las categorías juniors, elaborado por estos mismos autores.

Agradecemos a USA Judo por el apoyo recibido, así como a la Federación Española de Judo.

Quiero que el presente constituya un homenaje a un amigo y modelo de persona y judoka, coautor del presente trabajo y preocupado por la superación de nuestro deporte considero que la publicación del mismo, que no pudo ver impresa cumpla en parte con su deseo de compartir sus conocimientos, también quiero recordar a grandes maestros que en los últimos años se adelantaron en el camino de la vida pero que dejaron su huella en el judo a nivel internacional como Alfredo Rivera Hernández (Jay), Federico Guardia, Agustín de la Cruz y Juan Ferrer Lahera.

INTRODUCCIÓN

No pretendemos con el presente trabajo crear un esquema único para la iniciación de los niños en el Judo, ni una receta para hacer campeones, solo pretendemos dar una guía o recomendaciones que los profesores podrán ajustar según sus necesidades, intereses y criterio propio.

Es posible observar incluso en selecciones nacionales atletas que presentan problemas elementales de formación producto de una deficiente trayectoria en el desarrollo motriz, que tiene sus orígenes en la iniciación deportiva y esto se refleja posteriormente en que los jóvenes no saben ejecutar ejercicios comunes como lagartijas o planchas, sentadillas o cuclillas, abdominales, correr correctamente, reptar, trepar, descender, ascender, lanzar, cachar, jalar y empujar.

Las capacidades coordinativas como orientación, equilibrio, reacción, ritmo, diferenciación, anticipación, coordinación y acoplamiento, también se desarrollan en los primeros años de vida, característica fundamental de los deportes de especialización temprana.

No es difícil ver personas que por su grado judo sean designados como profesores de los niños y todo porque piensan que entrenar es un proceso sencillo y lógico sin tener en cuenta que existen ciencias específicas sobre estos temas como la Metodología del Entrenamiento Deportivo, Pedagogía aplicada, Fisiología, Bioquímica, medicina, etc. Pero ¿qué pasaría si pusiéramos especialistas en deportes a llevar la contabilidad de una empresa, o a diseñar un edificio, o a dirigir una obra monumental?, creo que sería menos perjudicial que el caso anterior porque lo menos dañino que puede hacer un inexperto en el deporte es, en el mejor de los casos destruir la vida deportiva de un niño, sin contar las secuelas y lesiones que puede provocar, porque en todas las etapas de la formación deportiva se trabaja con seres humanos y muchas veces las secuelas de un mal trabajo son irreversibles.

Es frecuente ver en los judocas de alto rendimiento que por su experiencia y competitividad llegan a adaptar acciones técnicas a sus condiciones personales, creándose de esta manera “estilos” de las técnicas, estos estilos son heredados a sus alumnos independientemente de las características de estos y así se repite la cadena propiciando la deformación de las mismas.

En definitiva, es nuestra intención aportar nuestros modestos conocimientos y experiencia principalmente a aquellos judocas que por cuestiones de la vida se han visto ante el cambio radical de competidores a profesores y que no cuentan con toda la información necesaria para enfrentarse a un nuevo reto.

1. ESTADIOS DE LA PREPARACIÓN DEPORTIVA

Muchos autores han estudiado los diferentes estadios en la preparación de un deportista por donde transita en busca de la maestría deportiva y por ende muchos diferentes criterios han surgido respecto a las etapas que lo integran.

Por considerar la forma más adecuada y menos agresiva en el proceso de desarrollo de un deportista nos referiremos básicamente a los siguientes estadios:

1.2.- Etapas de la Formación Básica

Según estudios realizados el tiempo requerido de tránsito por los diferentes estadios hasta la maestría deportiva atendiendo a la distribución metodológica de los deportes es:

1.3.- Tiempo de duración mínima para obtener la maestría deportiva

El Judo no es un deporte de especialización temprana, más bien su maduración es como la del promedio de todos los deportes, o sea que al igual que todos los de combate el tiempo que se requiere para alcanzar la maestría deportiva esta entre los 7 y 9 años.

Las características de cada etapa de tránsito a la maestría deportiva, sus objetivos son:

Etapa de iniciación general:

  • Su objetivo es lograr la base que posibilite llevar a cabo el entrenamiento a largo plazo.
  • Se trabajan fundamentalmente las capacidades condicionales y coordinativas de los niños y jóvenes.
  • En esta etapa se debe desarrollar un trabajo multifacético y tiene gran importancia la utilización de los medios auxiliares.
  • Es aconsejable utilizar los juegos como medio de formación y desarrollo.
  • Desde el punto de vista psicológico es en esta etapa en donde se crean las premisas para que el futuro atleta pueda definir el deporte a practicar ya que se inicia el trabajo en las capacidades cognoscitivas, aquí quieren practicar varios deportes sin tener una definición, lo cual es conocido como etapa de la generalización deportiva.

Etapa de Iniciación Deportiva:

  • Es según los autores Harre y Matvieev, es la continuación de la etapa anterior, en donde se debe lograr una base amplia y sólida como fundamento para el entrenamiento a largo plazo y para la construcción del desarrollo de las capacidades coordinativas generales y especiales de los diferentes grupos de deportes.
  • Es el momento más favorable para el desarrollo de la flexibilidad ya que las articulaciones de los niños tienen más plasticidad que en los periodos posteriores del desarrollo.

Etapa de Consolidación y Perfeccionamiento:

  • Tiene como objetivo fundamental recibir las grandes cargas en el entrenamiento deportivo y la asimilación del mismo por parte del organismo del deportista reflejado en los resultados competitivos.
  • En el perfeccionamiento aumenta el volumen, la calidad de los ejercicios y el tiempo de entrenamiento.
  • Disminuyen los medios generales y aumentan los especiales.
  • Es la etapa de transición a la Maestría Deportiva.

Etapa de la Maestría Deportiva:

  • Es la meta de todas las etapas anteriores.
  • Los órganos y sistemas del deportista están listos para soportar grandes cargas de trabajo para lograr la forma óptima competitiva (Forma Deportiva).
  • Se obtienen los más elevados resultados.
  • Es la cúspide de la transición deportiva.

2.- Características del trabajo con niños.

Judo para niños

Existen marcadas diferencias en el trabajo con niños en relación con la preparación de jóvenes o adultos en el Judo de Alto Rendimiento y a pesar de que la inmensa mayoría de las veces, por no decir todas, los méritos se los lleva aquel entrenador que los llevó y dirigió en la competencia donde obtuvieron un buen resultado, no puede obviarse y menos relegarse el trabajo de los profesores que lo iniciaron en la vida deportiva.

El buen trabajo de un profesor en la base crea los cimientos para el futuro de los jóvenes deportistas en la misma proporción que puede alejarlos definitivamente del deporte, se dice que el deporte es salud y esto es innegable, pero a nivel de Alta Competición con mala aplicación de las cargas es posible provocar lesiones, a veces irreversibles o lograr la apatía a la actividad física.

Existen profesores que tienen una química especial para lidiar con niños, retienen elevada matricula, logran una extraordinaria relación con los niños e incluso con los padres, se convierten en un ejemplo de sus educandos como una de las características psicológicas de las edades tempranas, para un niño es más fuerte la imagen de su profesor de deporte que los profesores docentes por el simple hecho de que ellos en muchos casos no reciben la docencia porque sea su voluntad, sino porque es su obligación, sin embargo en el deporte no es así, pueden tener otras opciones, pueden cambiar de deporte pero no puede decidir no aprender matemáticas, o física. He aquí la importancia que tiene el que los profesores deportivos concienticen el gran compromiso que asumen al trabajar con niños en su etapa inicial y de que estén bien preparados.

De forma paradójica no es frecuente que entrenadores de Judo de Alta Competición, con logros relevantes en eventos oficiales sepan lidiar con los niños, como criterio personal puedo decir que es más fácil trabajar con adultos en Alto Rendimiento a pesar de la presión que se siente de obtener los mejores resultados, que el trabajo serio con niños.

Producto de las características fisiológicas y psicológicas que veremos más adelante, es imposible mantener a los niños en una misma actividad por tiempo prolongado sin provocar el desinterés por causa de la monotonía, por lo tanto, el método de preparación por excelencia es el juego y no solo el juego competitivo sino también el recreativo y es aquí donde la habilidad del profesor para mantener la atención y movilidad del niño juega el papel primordial.

Es recomendable en el caso específico de nuestro deporte comenzar la enseñanza técnica por el hemicuerpo contrario al diestro, o sea si el niño utiliza con preferencia la mano derecha, las técnicas deberán enseñarse por el lado izquierdo, de manera que posteriormente se haga la transferencia de habilidades al lado diestro y el aprendizaje será más rápido, posibilitando de esta manera aumentar el arsenal competitivo del judoca al poder realizar las acciones por los dos lados.

Las edades recomendadas para el desarrollo de las capacidades condicionales son:

  • Rapidez 8-12 años
  • Fuerza 14 en adelante
  • Resistencia 10-12 años adelante
  • Flexibilidad 6 en adelante

Esto no quiere decir que no se puedan comenzar a trabajar antes, sino que son los rangos donde el organismo del niño tiene mejor disposición para su desarrollo.

CAPACIDADES COORDINATIVAS:

  1. Acoplamiento
  2. Equilibrio
  3. Adaptación
  4. Ritmo
  5. Orientación
  6. Reacción
  7. Diferenciación

CAPACIDADES COGNOSCITIVAS:

  • El comportamiento humano y también el comportamiento de las acciones motoras tienen una dimensión cognoscitiva.
  • “Las Capacidades Cognoscitivas son el resultado de las relaciones entre los conocimientos de las técnicas deportivas y la propiedad de resolver los problemas técnicos mediante el empleo correcto del conocimiento táctico del pensamiento y de la acción en un momento dado” (Lanier).
  • En estas relaciones se asocian diferentes factores, como son: las propiedades de pensar, de conocer, de resolver los problemas.
  • Se plantea que en el proceso de enseñanza de las técnicas se haga a través de su estructura metodológica considerada tanto en Kata, Randori y Shiai, o sea:

TACHI-WAZA

NE-WAZA

PARTE PREPARATORIA.

Postura, agarre, desplazamiento, desequilibrio

Posición de Uke con respecto a Tori

PARTE PRINCIPAL.

Momento y Ataque

Posición de Tori con respecto a Uke

PARTE FINAL

Proyección y caída

Efectividad del control.

 

Relevante importancia tiene la enseñanza y perfeccionamiento de los elementos básicos ya que de esto dependerá en principio la continuidad en el deporte, el niño que tenga problemas en las caídas recibirá golpes innecesarios y es muy posible que desista del judo, el agarre y los desplazamientos influyen en los desequilibrios para buscar la efectividad de la técnica. Es recomendable que independientemente del nivel competitivo del niño, periódicamente se dediquen sesiones de trabajo al perfeccionamiento de los elementos básicos.

2.1.- Características fisiológicas de los niños.

En los primeros años (pudiéramos referirnos entre los dos a los seis años de vida), se producen cambios significativos desde el punto de vista fisiológico en los niños, comienza a mejorar su postura principalmente debido a un mayor dominio de sus habilidades neuromusculares y a un desarrollo más armónico entre los diferentes segmentos del cuerpo, su frecuencia cardíaca es mayor en relación con los jóvenes y adultos como una respuesta del organismo para el compromiso que tiene de mantener el desarrollo de los órganos y sistemas.

Paulatinamente se va produciendo una mayor funcionabilidad del aparato vestibular, al lanzar la pelota el niño pierde el equilibrio y esto va mejorando hasta que ya mantiene el equilibrio en esta acción.

En estas edades es recomendable dirigir el trabajo hacia lograr la familiarización de los niños con el deporte, buscar el desarrollo integral sin priorizar ninguna de las capacidades condicionales, para las cuales aún no está en fase sensible para su desarrollo.

Con los juegos buscara principalmente el desarrollo de las capacidades coordinativas y cognoscitivas.

Debido a que aún no hay un desarrollo muscular significativo y a que su aparato cardiovascular no está preparado, unido a sus elevadas pulsaciones por minuto el desarrollo de la rapidez como tal no es recomendable, también para evitar lesiones cardiovasculares no se recomienda el trabajo de la resistencia.

Sobre la fuerza hay variados criterios, sin embargo, se puede trabajar después de los seis años de manera discreta sin implementos, más bien con ejercicios gimnásticos.

Pasada esta etapa de la evolución de los niños, digamos entre los 7 y los 10 años ya el trabajo puede ser más específico, pero también en consideración al deporte seleccionado, ya aquí comienza el trabajo para el desarrollo de la rapidez como capacidad pura, aproximadamente después de los 8 años los niños son rápidos, pero estas rapidez no son capaces de mantenerla por mucho tiempo.

A pesar de que algunos autores consideran que la flexibilidad como capacidad condicional debe comenzar a trabajarse después de los seis años, debemos recordar que la flexibilidad es una capacidad innata, con ella nacemos y a medida que no la utilizamos se irá perdiendo, por lo que se recomienda su atención desde el inicio de la incorporación del niño a la actividad física. Estas edades son óptimas para lograr el desarrollo motriz.

2.2.- Características psicológicas de los niños.

En los primeros años de la etapa preescolar se va puliendo el lenguaje y la marcha, el niño se va haciendo más independiente y a la vez se agudiza el Egocentrismo, da inicio la socialización, pero de una manera muy especial, se profundiza el sentimiento de iniciativa.

Más adelante, entre los 4 y 5 años comienza a dominar varios conceptos de tiempo y espacio, desde el punto de la socialización comienza a desarrollar amistades verdaderas, pero uno de los aspectos más importantes que aparece en esta edad es el aprendizaje principalmente a través de la imitación, aunque busca también la diferenciación.

En el proceso de aprendizaje por imitación las acciones comenzarán realizándose de forma burda, acciones generales que nos facilitarán posteriormente y con la aplicación de métodos pedagógicos mejorar la técnica, aunque no se logra la perfección, pero el tiempo que avancemos en enseñanza en esta etapa, lo tendremos disponibles posteriormente para el desarrollo de las capacidades condicionales.

Es en estos momentos que también inculcamos la importancia de la competencia, el deseo de ganar, el saber ganar y el saber perder dignamente, el respeto al oponente, a los oficiales, al entrenador, el concepto de equipo.

Una de las bondades del deporte es influir en la formación y la disciplina de los jóvenes, la perseverancia y el aprender a crecerse ante los obstáculos lo cual posteriormente se verá reflejado en todas las acciones de la vida. La motivación de la clase es la base de la retención de los niños, pudiera decirse que es la premisa fundamental para poder continuar con el desarrollo de los demás factores, debe lograrse una buena comunicación y confianza entre ambos manteniendo la distancia y el respeto no solo al adulto sino también al profesor.

Algo muy importante aquí es que los niños están en lo que se conoce como “ETAPA DE GENERALIZACIÓN DEPORTIVA”, quieren estar en todos los deportes, se obsesionan y desencantan con gran facilidad entre uno y otro, hasta que encuentran el que realmente los motiva, por supuesto el papel fundamental aquí lo tienen los profesores capaces de lograr una buena retención a través de la motivación de las clases.

CONTINUA EN PARTE 2: PARTE 1 - PARTE 2 - PARTE 3 - PARTE 4 - PARTE 5 (Fichas)