Logo Hispagimnasios

Hispagimnasios.com

El portal del fitness y las artes marciales

JUDO. RECOMENDACIONES Y PROGRAMA PARA EL TRABAJO CON NIÑOS
PARTE 3 DE 5

Por Prof. Luis Guardia, 9ºDan y Lic. Fausto Albizua 5ºDan
http://faustoalbizua.com

Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5 (Fichas)

6.- Elementos básicos

Judo niños

Uno de los principales problemas en la enseñanza de los elementos básicos muy característico en los profesores principiantes es la falta de creatividad para lograr la motivación de los niños ya que esta etapa es realmente tediosa para ellos y es donde precisamente muchos estudiantes abandonan el Dojo, ellos llegan pensando en verse lanzando oponentes y a ellos mismos lanzados por el aire y solo les espera la repetición de ejercicios de poca exigencia física, por ello aquí entra en función la habilidad del profesor.

Consideramos como elementos básicos la postura, los agarres, los desplazamientos, desequilibrios para propiciar el momento del ataque y las caídas, aunque el orden puede variar según diferentes situaciones.

La enseñanza de los elementos básicos es también un proceso que requiere de métodos y medios para una mejor y más rápida asimilación, por lo tanto, es también un gesto técnico que frecuentemente es incorrectamente mal valorado cuando un alumno cambia de profesor y no se tiene en cuenta que el desarrollo osteo-muscular del niño requiere que periódicamente se vayan rectificando las diferentes técnicas. Un buen entrenador incluso cuando sus discípulos ya están en la alta competición dedica un tiempo a la reafirmación de los elementos básicos.

Como parte de los requerimientos en la enseñanza de los elementos técnicos a los niños, al igual que toda acción es importante la utilización de medios lúdicos y creativos que los mantengan en constante movimiento y jueguen a la vez que aprenden, por eso uno de los mejores métodos es la realización de ejercicios gimnásticos como medios para el aprendizaje.

A pesar de que los elementos básicos son diferentes la relación entre ellos nos permite que para su desarrollo podamos vincularlas como es el caso de las posturas y los desplazamientos y el momento con el desequilibrio en dependencia de que la ejecución sea estática o en movimiento.

EL SALUDO (RITSU REY)

El saludo tiene un alto significado en el Judo ya que demuestra respeto y gratitud al fundador del Judo Jigoro Kano, profesores y compañeros por la oportunidad de aprender y mejorar tanto en la técnica como espiritualmente.

El saludo debe ser sincero y sin prisa, con apropiada cortesía antes y después de entrar al Dojo, o bien en el área del tatami de competición, a los instructores y cada uno de los judocas durante la práctica, Kata o competición.

El saludo tiene un breve instante de concentración antes del trabajo técnico o del combate.

POSTURAS Y DESPLAZAMIENTOS:

El Judo es un deporte propioceptivo, quiere esto decir que el movimiento no se ve, se siente y es necesario anticiparse a la intención del oponente, la mirada va al frente, aunque realicemos acciones o nos ataquen por las piernas, pero una correcta postura es la garantía de mantener el equilibrio y no crear momentos oportunos para ser atacados.

La postura es de vital importancia en el proceso de enseñanza de los elementos básicos del Judo, ya que de ella dependerá en gran medida el desarrollo técnico – competitivo del principiante.

Al enseñar las posturas básicas es necesario insistir en mantener el centro de gravedad del cuerpo (Hara) situado por debajo del ombligo aproximadamente a unos 4 centímetros de manera estable incluso durante los desplazamientos con una ligera flexión de las rodillas.

Consideremos que, a lo largo del cuerpo, partiendo desde la cabeza y hasta el piso, hay un eje imaginario longitudinal que divide al cuerpo en dos partes iguales pasando incluso por el centro de gravedad y que perpendicular a este eje hay ejes transversales en la cintura escapular (hombros) y en la cintura pélvica (caderas).

Al mantener la posición de Shizan Tai por ejemplo, creamos una base de apoyo ligeramente mayor al ancho de los hombros y si a partir del centro de gravedad pusiéramos un péndulo con una plomada en su extremo, podríamos observar que al realizar el desequilibrio en cualquiera de las 8 direcciones estudiadas en el Judo, la perpendicular del centro de gravedad saldría de la base de sustentación del cuerpo, creándose de esta manera el desequilibrio (Kuzuchi) para dar paso al momento del ataque.

Un error frecuente entre los principiantes es inclinar el cuerpo hacia el frente o bajar la cabeza para mirarse el movimiento de los pies, un hábito perjudicial que requiere atención desde un inicio ya que al bajar la cabeza se desproporciona el peso del cuerpo y facilita a Tori realizar un ataque hacia el frente.

Una forma motivante para que los niños mantengan la postura es luego de demostrarles la posición básica (Shizan Tai), explicarles su importancia y realizar ejercicios donde mantengan la misma y a la vez desarrollen otro importante elemento como son los desplazamientos.

A partir de la postura básica se puede hacer competencia de desplazarse por el tatami de una esquina a otra para ver quien llega primero manteniendo una buena postura, luego haciendo cambios de posturas ofensivas a defensivas que se basan en un descenso acentuado del centro de gravedad para mantener el equilibrio.

Otra posibilidad es que esta competencia se realice llevando una pelota de tamaño acorde a la edad de los niños entre las rodillas sin que se caiga para mantener la separación de las piernas al ancho de los hombros realizando cambio de direcciones (al frente, atrás, lateral, circular)

Desde los primeros momentos el alumno debe interiorizar que no es posible en este deporte cruzar los pies y adquirir conciencia de cuáles son las consecuencias, pero debemos recordar que no deben demostrarse los errores, sino la ejecución correcta de la acción. Indudablemente en un principio los niños inconscientemente cruzaran un pie por detrás del otro, por lo que se le reclamará en todo momento una rectificación del movimiento.

También tiene gran importancia la postura en el trabajo en el suelo (NE WAZA) para la efectividad de las acciones a realizar principalmente en las inmovilizaciones donde es necesario que Tori mantenga su centro de gravedad lo más próximo al eje longitudinal de Uke ya que la separación entre estos afectan la efectividad de la acción y esto es válido tanto para inmovilizaciones, luxaciones y estrangulamientos, por ejemplo en el Hon ude hishigi juji gatame si se aleja demasiado el centro de gravedad de tori del eje longitudinal de uke sería menos efectivo que si lo acercamos a la distancia que nos permite la pierna que bloquea el cuerpo y que coincidirá aproximadamente con el codo de Uke.

LAS CAIDAS (UKEMI)

El correcto aprendizaje de las caídas con la utilización de medios adecuados va a ser en gran medida una de las causas que permita la retención de los niños en el Judo y no cause una deserción anticipada, debemos recordar que los niños quieren aprender divirtiéndose y no de forma dolorosa y tediosa, por tal razón es aconsejable la utilización de ejercicios gimnásticos en un principio que paulatinamente se irán relacionando con las diferentes caídas.

El primer paso para la ejecución de una caída, independientemente de su dirección es acercar el centro de gravedad del alumno hacia el Tatami a través de rotaciones sobre los ejes transversales e incluso en cierta medida en un acercamiento entre estos al aglutinar en las fases de la caída diferentes segmentos del cuerpo.

La realización del golpeo sobre el Tatami al ejecutar la caída deberá estar sincronizada y comenzar con el momento del contacto con el Tatami ya que como respuesta la III Ley de Newton que dice textualmente: “Si un cuerpo actúa sobre otro con una fuerza (acción), éste reacciona contra aquel con otra fuerza de igual valor y dirección, pero en sentido contrario (reacción).” Al efectuar el golpe como una acción del judoca, se producirá una fuerza de reacción de igual magnitud, pero en sentido contrario que puede anular el impacto de la caída.

El Prof. Luis Guardia, 8vo DAN, sugiere una serie de métodos para la enseñanza que además de hacerla asequible es motivante para los alumnos, por ejemplo para la caída hacia atrás (Mau Kemi) recomienda comenzar desde la posición de pié en pareja uno frente a otro agarrando un aro, realizar cuclillas profunda y soltar a la vez, también puede realizarse agarrados de los antebrazos, en este ejercicio es importante que la cuclilla se realice hasta quedar perfectamente sentados y entonces rodar hacia atrás, deberán mantenerse agarrados hasta el momento de la rodada.

Otro método es un niño acostado boca abajo (de cubito prono) y el otro sentado sobre su espalda va desplazándose hasta que los glúteos hagan contacto con el Tatami y luego rodar hacia atrás. Una vez que el niño aprenda a rodar, entonces se trabajará en la coordinación de los brazos e insistiendo en que las piernas se mantengan abiertas al ancho de los hombros.

También se puede trabajar con roll o rodadas de espalda con elevación de las piernas y la abertura entre ellas, culminando con el golpeo en el Tatami con los brazos en un ángulo aproximado de cuarenta y cinco grados, es importante no permitir margen de error en las caídas cuando se están practicando ya que en el momento de la proyección debe ser lo más perfecta posible.

Para las caídas al frente una buena opción cuando los niños son pequeños es utilizar una pelota bien grande y que se acuesten sobre ella abrazándola con la cabeza pegada a la misma y rodando hacia adelante libremente, posteriormente se les pide que desde una posición inicial con la rodilla izquierda levantada, la derecha apoyada en el tatami y la cabeza sobre la pelota mirando hacia la izquierda y abrazado a ella rodar al frente impulsándose con los dedos del pie derecho, luego realizar por el otro lado.

Luego de adquiridas estas habilidades hacer roll al frente, vueltas de campana, volteretas y luego relacionarla con las caídas al frente.

AGARRES (Kumi Kata)

El agarre es la forma de contacto de nuestro deporte y a partir de donde comienza la ejecución de las diferentes acciones, un buen agarre garantiza la efectividad de una técnica y el no mantenerlo el fracaso, es aconsejable que se le explique al niño que existen diferentes agarres pero que en el proceso de enseñanza-aprendizaje se utilice solamente el agarre fundamental en cada técnica motivo de estudio, ya que a medida que el niño crece y se perfecciona creará su propio “estilo” del movimiento sobre sus características físicas y adecuará el agarre al mismo.

Desde que el niño comienza a proyectar necesita un buen agarre para la ejecución y mantenerlo para evitar lesiones en su compañero, pero la base del agarre es la fuerza y en edades tempranas no existe un alto índice de esta capacidad pero es necesario en primer lugar crear el hábito y paralelamente ir desarrollando en base a las características de la edad de los estudiantes un nivel de fuerza, por supuesto sin implementos que les permita una mayor eficiencia en su desarrollo, este desarrollo de fuerza puede lograrse a través del trabajo de kumi, escalando una cuerda que además es parte de su desarrollo motor, juegos por equipos halando una cuerda por ambos lados o ejercicios similares.

MOMENTO Y DESEQUILIBRIO.

La efectividad de una técnica del Tachi Waza se valora por la perfección de la proyección, pero el paso previo es que el individuo que recibirá la acción (Uke), se encuentre en una posición fuera de balance que no le permita recobrar el equilibrio.

Ya anteriormente comentábamos de los desequilibrios cuando nos referíamos a la postura. Se considera que cuando se practica o entrena una técnica sin desplazamiento sobre el Tatami (algunos autores lo nombran estática, pero si así fuera no existiría movimiento) el momento está dado para realizar el desequilibrio, pero esto solo es válido para la enseñanza o corrección de errores ya que el Judo es dinámico.

Más bien pensaría que el momento en movimiento puede tener dos vertientes, implícito o provocado para realizar el desequilibrio y aquí juega un papel importante la habilidad del competidor o practicante que ejecuta la acción (Tori).

El momento implícito puede aparecer en un cambio de kumi kata (agarre), en un cambio de dirección, en un desplazamiento o incluso en un ataque no efectivo del oponente, sin embargo, este momento para efectuar el desequilibrio puede ser provocado por Tori.

Algo parecido a la antes citada Ley de Newton es lo que buscamos a través del jalón, empuje o finta para poner al oponente en una situación favorable para provocar el momento de aplicar el desequilibrio y efectuar el ataque.

Entre las múltiples transformaciones que ha tenido el judo en los últimos años podemos considerar que se ha roto la estructura de ejecución técnica que estaba compuesta por la postura, el agarre, el desplazamiento, desequilibrio, momento, ataque, proyección y caída sin embargo al tener un algo significado la utilización de la fuerza se elimina en muchos casos el desplazamiento y el desequilibrio estructurando entonces como; postura, agarre, desplazamiento, ataque con fuerza, proyección y caída.

En el caso de dos competidores de estaturas similares es importante para lograr una buena efectividad en la ejecución de las técnicas generalmente que el centro de gravedad de tori esté por debajo del de uke, cuando uno de los competidores rebasa significativamente al otro en estatura, para compensar requiere un kuzuchi más marcado o de lo contrario de no poder mantener desequilibrado a Uke (el de menor estatura), este volverá a estabilizar el centro de gravedad y se requerirá un mayor esfuerzo para la proyección.

Es muy favorable que a medida que se enriquezca el arsenal técnico del niño se enseñe el trabajo a reacción en incluso la combinación de acciones para el caso de que la intención de ejecución sea en una dirección y no sea posible, salir con otra técnica.

No está de más decir que los elementos básicos se realizan por ambos hemicuerpo, pero es muy aconsejable al igual que las técnicas, comenzar la enseñanza por el no diestro, ya que posteriormente por transferencia de hábitos el perfeccionamiento será más rápido tanto por la derecha como por la izquierda.

GESTO TÉCNICO

La enseñanza del Programa Técnico del Judo requiere de especial atención por parte del profesor cuando se trata de niños ya que de la atención que se le brinde y de la utilización de los recursos pedagógicos que se utilicen dependerá en gran medida el nivel de asimilación.

Al inicio nos referíamos al hecho frecuente de profesores que enseñan fundamentalmente estilos en vez de técnicas, por lo que más adelante incluimos un programa de enseñanza con recomendaciones metodológicas en su proceso, en el mismo nos referimos a las técnicas tradicionales que luego por supuesto se adaptan a diferentes situaciones competitivas.

En este programa como insistíamos es importante trabajar por el hemicuerpo contrario al diestro para luego transferir los hábitos, también partimos de una posición estática para la enseñanza, aunque por supuesto el judo es en desplazamiento.

Antes de adentrarnos en el programes es necesario considerar algunos puntos del proceso enseñanza - aprendizaje que no es más que la interacción entre el profesor y el alumno para lograr los objetivos trazados en cada caso.

La enseñanza – aprendizaje es un proceso interactivo entre el maestro y el alumno para llegar a los objetivos propuestos.

EL APRENDIZAJE. Concepto: (según Oxedina)

Es el fenómeno mediante el cual se producen cambios en la conducta del alumno a través de la práctica y de la experiencia. Estos cambios en la conducta pueden ser positivos y/o negativos.

CONTINUA EN PARTE 4: PARTE 1 - PARTE 2 - PARTE 3 - PARTE 4 - PARTE 5 (Fichas)