Bloodsport II

Este foro trata exclusivamente de artes marciales (donde practicarlas, puntos fuertes de cada una, etc.)

Moderadores: moderador suplente, TheRekiem, admin, Byulkunjik, josep-bcn

Bloodsport II

Notapor Loup » 10 Ene 2006 15:43

Hola a todos:
No me sustraigo a la tentación de reseñar, en unos breves párrafos, el horroroso filme Bloodsport II: La Mano de Hierro (Bloodsport II: The Next Kumite, 1996), que, bautizado con un título cuando menos curioso, pretendía convertirse en heredero de la líena argumental inaugurada con Contacto Sangriento (Bloodsport, en virtud de la cual un torneo clandestino celebrado en Asia concitaba a luchadores de diversos países que también dominaban distintos estilos de lucha.

Con esas ínfulas de superioridad, Alan Mehrez (Simbad: The Battle of the Dark Knights, 1998), hermando de la productora Diane Mehrez, dirigió Bloodsport II: La Mano de Hierro, que, a modo de pastiche de bajo presupuesto, fue la opera prima del cineasta de origen francés. Mehrez pensó en Jean Claude Van Damme para esta secuela. Mas el actor belga declinó la oferta por razones obvias. De acuerdo con la versión de Alan, los motivos fueron otros: Jean Claude quería protagonizar este filme. Mantuve varias conversaciones con él. Pero al final decidión rechazar la oferta por otros compromisos laborales. Resulta obvio que, en aquella época. los Músculos de Bruselas, que es como se conoce a Van Damme en ciertos medios, enfocaba su carrera cinematográfica hacia derroteros distintos al cine marcial. Esa quizá fue causa por la cual se desentendió de proyecto.

Pero no solo el director se sometió a una prueba de fuego con esta película: su protagonista, Daniel Bernhardt (The Matrix Reloaded, 2003), también debutó en el Séptimo Arte con la historia del Kumite. Bernhardt fue elegido, entre una treintena de aspirantes, por su físico espectacular -no en vano trabajó en su juventud como modelo, coincidiendo en algunas campañas internacionales de Versace con Van Damme- y su magnífico dominio de las AA.MM. (cinturón negro en Kung Fu, Kárate y Taekwondo, éste último bajo la tutela del maestro Hee Il Choo), así como por la mediación de Mark Disalle (productor de Contacto Sangriento) que conoció al actor de raíces suizas en el casting para El Luchador (Lionheart, 1990). En aquella ocasión no pudo darle ningún papel, pero le prometió que le facilitaría las cosas para que pudiera protagonizar una película de acción.

Es curiosa la trayectoria paralela entre Daniel Bernhard y Jean Claude. El mismo actor reconoce sus puntos en común: Coincidí con Van Damme cuando ambos trabajamos para Versace. El quedó gratamente sorprendido cuando me vio realizar algunas patadas. Me siento orgulloso de mi papel, en parte porque me he inspirado en el suyo.

Imagen

Secundando a Bernhardt, como actores secundarios de prestigio internacional, se asignaron papeles de maestro Sun a James Hong (Golpe en la Pequeña China, Big Trouble in China, 1985) y de millonario David Leung a Pat Morita (Karate Kid, 1984-1994). También se contó con la presencia de Donald Gibb, el luchador estadounidense que participó en la primera entrega de Contacto Sangriento, quien, repitiendo el mismo personaje, no lucha esta vez en el Kumite, sino que supervisa la calidad marcial de los asistentes al mismo.

La película tuvo como escenario las afueras de Bangkok (Tailandia). De hecho, la presencia de extras tailandeses es abrumadora, tanto en exteriores (patio de la prisión, puertos fluviales, etc.) como interiores (hoteles, pabellón del torneo). Lástima que el cámara Jacques Haitkin (Pesadilla en Elm Street, A Nightmare On Elm Street, 1984, The Hidden, 1987), especializado en cine de terror, apenas se hiciese eco de la belleza de los paisajes del extrarradio urbano.

Bernhardt recibió clases de interpretación de Sale Dano y Sandy Marshall durante el rodaje, con objeto de completar sus carencias como actor. El actor insistió asimismo en que su maestro de Taekwondo tuviera un papel en la película. Así, Hee Il Cho terminó encarnando al Juez principal del Torneo. Sobre su alumno, el maestro coreano apunta: Daniel es mejor que Van Damme. El tiene una habilidad y flexibilidad natural. Puede hacer unos movimientos dinámicos que aportan verosimilitud a sus peleas.

El coreógrafo del filme fue Phillip Tan (Showdown in Little Tokyo, 1991), un experto en AA.MM y reputado especialista de Hollywood que también da vida al socio traidor del protagonista. Contacto Sangriento daba más importancia a la teatralidad de los peleadores, pero ésta segunda parte es energía pura. Es un filme de AA.MM., sentencia a propósito de su trabajo con la planificación de las peleas.

La historia es sencilla. Alex Cardo (Bernhart) es un ladrón al que la policía sorprende robando una antigua espada, por lo que es juzgado y encarcelado. En prisión uno de los guardias, Demo (Ong Soo Han), trata de golpearlo y torturarlo en cuanto tiene la primera oportunidad. Alex se hace amigo en la cárcel Sun (James Hong), que le enseña artes marciales y La mano de Hierro. El dueño de la espada (Pat Morita) decide darle una oportunidad a Alex. Paga su fianza a fin de que le devuelva la espada.

En libertad, el protagonista decide participar en el Kumite para honrar a su maestro y de paso recuperar el arma antigua, que está en manos de su antiguo socio (Phillip Tan). En el local donde se celebra el torneo conoce a un estadounidense, Ray Jackson (Donald Gibb), con quien traba amistad. Y descubre, asimismo, que su enemigo Demo también participa en la competición... Pronto se inicia un relación de rivalidad que solo puede desembocar en una pelea final...

Imagen

Un saludo,

Fer :wink:
"El que sabe no habla, el que habla no sabe". Lao Tsé.
Avatar de Usuario
Loup
Forero Vicioso
Forero Vicioso
 
Mensajes: 11231
Registrado: 06 Feb 2004 12:58

Volver a Foro de artes marciales

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Mario CaS y 17 invitados

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para ofrecer nuestros servicios. Si continúa navegando, consideraremos que está usted aceptando nuestra política de cookies. OK | Más información