Captura de Cocaina en Altamar

En este foro se habla de defensa policial y militar (métodos, armamento, etc.), así como de los aspectos jurídicos implicados (legislación sobre agresiones, etc). Se evitará entrar en debates políticos, y se potenciará el debate técnico. Este NO es un foro de sucesos ni de política.

Moderadores: moderador suplente, admin

Responder
Avatar de Usuario
Snake
Forero Vicioso
Forero Vicioso
Mensajes: 3620
Registrado: 17 Jun 2003 17:14
Ubicación: Madrid

Captura de Cocaina en Altamar

Mensaje por Snake » 20 Oct 2005 16:47

Copiado de otro foro posteado por un amigo de TheLastDragon :D

Integrantes del GEO abordan un velero cargado de droga (¿Cuántos van ya desde Octubre de 1998?). Aqui os dejo el relato de la operación. Ha llegado hoy al puerto de Tenerife y fue abordado el domingo.

Señalar que los agentes del GEO son los integrantes de un grupo de asalto policial que más experiencia mundial tienen en este tipo de operaciones. En el mes de julio abordaron un barco con 3000 kilos de cocaina, esa operación fueron detenidos 7 brasileños y fue peculiar ya que estaban armados: una pistola, un subfusil y una escopeta. Tenian abundante munición para todas las armas y tenían orden expresa de emplearlas contra los agentes del GEO si se producía un abordaje, se produjo el abordaje y no les dió tiempo a nada de nada.

Aqui va el relato de la operación, en la página de Antena 3 noticias se puede ver el video asociado a la noticia y varias fotos.




Una operación policial conjunta entre la policía francesa y española logró incautar 2.800 kilos de cocaína en un velero alquilado en Santa Cruz de Tenerife. Dos personas fueron detenidas en España y los agentes galos arrestaron a cuatro más por su implicación en la red de narcotráfico.
Una operación policial conjunta entre la policía francesa y española logró incautar 2.800 kilos de cocaína en un velero alquilado en Santa Cruz de Tenerife. Dos personas fueron detenidas en España y los agentes galos arrestaron a cuatro más por su implicación en la red de narcotráfico.

Dos personas fueron detenidas en España, una de ellas un ciudadano español, dentro del marco de la operación llevada a cabo por un equipo policial conjunto hispano-francés que el domingo interceptó un velero frente a las costas de Cabo Verde con 2.800 kilos de cocaína.

La detención del ciudadano español, Ventura M.C., se produjo en Barcelona, mientras que la del francés Henry Pierre T. fue en la localidad malagueña de Estepona.

Además de los dos detenidos en España, fueron arrestados los dos tripulantes del velero y otras cuatro personas más en Francia como presuntos integrantes de la red de narcotraficantes que fue desarticulada por agentes españoles y franceses.

La banda utilizaba veleros para recoger la droga frente a las costas de Sudamérica para posteriormente trasladarla a Marruecos e introducirla en Europa.

La Policía solicitó la colaboración a la Armada que dispuso de un barco desde el que el equipo de geos abordó al velero en el que se encontraba la droga.

En la operación se requisaron 69 fardos de cocaína, que estaban distribuidos por toda la embarcación, cuyos tripulantes, René C. y Pierrick T. también fueron detenidos.

Las investigaciones comenzaron en febrero por la Brigada Especial de Estupefacientes, en coordinación con la Udyco de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife, cuando tuvieron conocimiento de que Ventura M.C. había alquilado en la isla un motovelero por una semana para realizar un viaje a Cabo Verde, que se prolongó a un mes.

la droga desembarca en tenerife el viernes

n El velero interceptado frente a las costas de Cabo Verde con un cargamento de tres toneladas de cocaína llegará el viernes remolcado a Tenerife, informaron a fuentes de la Delegación del Gobierno en Canarias. La Udyco de Santa Cruz intervino varios documentos, entre los que se incluían dos cartas náuticas en las que aparecía marcado un itinerario de un viaje desde las proximidades de Sudamérica hasta Marruecos. Fue entonces cuando los agentes sospecharon de que se había utilizado el velero para recoger una indeterminada cantidad de cocaína frente a las costas de Sudamérica y trasladarla a Marruecos. Una vez que se creó el equipo policial conjunto entre Francia y España, en el mes de junio, éste confirmó que los dos sospechosos habían transportado hasta Marruecos un total de 1.180 kilos de cocaína y que habían preparado para el mes de mayo un nuevo viaje. Averiguaron que otro de los integrantes de la banda, el francés Pierrick T. era el encargado de coordinar las operaciones.

operación conjunta

Las detenciones de esta operación antidroga internacional se llevaron a cabo, según informaron las fuentes, de manera simultánea y coordinada entre España y Francia.

Además, el director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, viajó a París para mantener una serie de reuniones con los agentes de la policía francesa, ya que la operación continúa abierta a la espera de que se produzcan nuevas detenciones, en función de las declaraciones de los ocho arrestados de la red de narcotráfico. Los 2.800 kilos de cocaína, una vez desembarcados y analizada su pureza, se destruirán.

Avatar de Usuario
Snake
Forero Vicioso
Forero Vicioso
Mensajes: 3620
Registrado: 17 Jun 2003 17:14
Ubicación: Madrid

Mensaje por Snake » 20 Oct 2005 16:51

Copio la noticia referida a uno de los últimos abordajes del GEO, realizado en Mayo de 2005. Es una operación curiosa por como se desarrolló. En la imagen asociada aperecen dos agentes del GEO en la bodega del barco, con los trajes de abordaje de barcos que ha colgado warrior, pero sin gorro y con un caso protec. Espero que os guste.



El buque era un cebo

La policía realizó una operación contra el tráfico de drogas que llevó a los 'narcos' a caer en la trampa: contrataron un barco controlado por agentes británicos para llevar 5.000 kilos de cocaína

El notario de la cocaína no daba crédito. Unos tíos armados hasta los dientes acababan de abordar en plena noche el pesquero Atlantic Warner y la tripulación, un pelotón de ingleses y un portugués, no había movido un músculo. Es más: le pareció que ayudaban a los asaltantes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) a tomar el barco. El hombre no podía imaginar que la tripulación -habitualmente gente que ni oye, ni ve, ni pregunta- estaba formada por policías ingleses y un militar de la Marina portuguesa. Ni que la embarcación llena de cocaína de la que era responsable la había fletado la policía británica. Una operación encubierta en toda regla.



El abordaje del GEO en mitad del Atlántico era el final de una historia que comenzó a miles de kilómetros de allí, hace unos dos años. Empezó cuando los agentes antinarcóticos (de la llamada Udyco central) de la Comisaría General de Policía Judicial se sorprendieron al ver cómo miembros del clan gallego de Los Caneos habían establecido relaciones con un grupo de delincuentes británicos en la Costa del Sol. Los expertos aseguran que es la primera vez que se detecta una operación entre narcos ingleses y gallegos.

Los británicos, tres, estaban liderados por Timothy K., una de esas personas que lleva una buena vida en Marbella. El plan era el habitual: los colombianos ponían la droga, los gallegos disponían la infraestructura para colarla y esconderla en Europa y los británicos se la acabarían llevando a sus islas para consumo interno. La policía pronto se dio cuenta de que estos ingleses y gallegos eran huesos difíciles de roer, gente acostumbrada a ser perseguida y a eludir la acción de la justicia.

El jefe de Los Caneos, Daniel Baulo, por ejemplo, usaba decenas de teléfonos móviles para hablar con su gente. Los usaba y los tiraba. Incluso le había pagado a un peluquero amigo suyo para que le dejara usar su teléfono. O tiraba directamente de satélite. Los investigadores se dieron cuenta de que por los métodos tradicionales no iban a sacar nada en limpio y que, si un golpe de suerte no lo remediaba, colombianos, ingleses y gallegos iban a abrir una nueva línea para introducir grandes alijos de cocaína.

La única manera era infiltrar a alguien en la red, colar un topo en la madriguera de los malos. La policía fue al juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska y le planteó la posibilidad de montar una operación encubierta. Es decir, que a uno o varios policías se les permitiera actuar bajo una identidad supuesta, que se la facilitaría el Ministerio del Interior por el plazo de seis meses (prorrogables), y, bajo control judicial, pudieran participar en las actividades de la red investigada (artículo 282 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal). Ésta es la primera vez que la policía desarrolla una operación de estas características y que policías británicos actúan bajo el amparo de un juez español.

Había un problemilla.

Que un policía español se infiltrase en una red gallega, aunque muy, muy difícil, no era imposible. Pero que se colase en una red británica asentada en la Costa del Sol era misión imposible. Había una alternativa. Que se infiltrase un policía británico. El juez aceptó el envite y dio cobertura a la participación británica en la operación.

Costó, pero lo lograron. Así supieron que los ingleses querían una partida grande de cocaína, como de 5.000 kilos, y que, si salía la cosa bien, querrían más. Los productores colombianos del Valle del Norte iban a facilitar la droga, que iba a salir por los canales fluviales de Venezuela hasta el Caribe. El punto de conexión era la isla Margarita, donde la droga sería montada en un barco para llevarla hasta alta mar.

En pleno Atlántico, en una zona de aguas internacionales, fuera de los controles de españoles, británicos, franceses, portugueses y norteamericanos, ese barco tendría que encontrarse con un segundo buque para trasegar la droga y acercarla a las costas gallegas. Allí, cuatro lanchas planeadoras saldrían al encuentro del barco nodriza, cargarían la cocaína y la llevarían a tierra, a algún punto de la costa gallega, para dejarla oculta hasta encontrar el momento más propicio y menos vigilado para sacarla.

Negocio redondo.

La cocaína viene a salir a unos 600 euros el kilo en origen si se compra un buen mogollón. En Europa, vendida al por mayor, el kilo viene a salir a 30.000 euros. El gramo en la calle, ya cortada la droga, se pone a entre 60 y 80 euros. Calculen. Los gallegos, eso sí, se quedan con una parte como pago por correr con casi todos los riesgos. Ellos se encargan de montar la operación, llevar la cocaína a tierra y esconderla. Es decir, que siempre los pueden pillar con el carrito del helado.

Faltaba un detalle. Ni los ingleses ni los gallegos disponían de un barco seguro para recoger la droga en alta mar y arrimarla a las rías de Galicia. La policía tuvo una idea: "¿Y si fletamos nosotros un barco y sembramos el camino de miguitas para que estos pájaros acaben contratando nuestro barco?". La policía británica tenía uno, un pesquero de altura pintado de azul, rebautizado con el nombre de Atlantic Warner, que estirando la traducción se podría decir que significa El chivato del Atlántico. Muy apropiado para la misión, muy de humor británico.

El anzuelo estaba lanzado.

Ahora sólo tenían que picar. Los topos policiales fueron llevando a los malos hasta las inmediaciones del cebo. Y lo mordieron. El Atlantic Warner fue contratado por los traficantes con toda su tripulación. Estaba formada por agentes ingleses con pinta de anuncio de caramelos de Fisherman's friend (El amigo de los pescadores) y un portugués, oficial de la Marina de Guerra lusa. Éste iba por dos motivos: porque hubo momentos en que parecía que la droga se iba a descargar en ese país y porque un barco de estos raros sin que haya portugueses, gallegos, coreanos, griegos o filipinos es sospechoso para los malos que lo contratan.

El barco recibió la orden de zarpar por la radio de onda corta. Tenían que esperar en unas coordenadas determinadas la llegada de otro barco, un avión o lo que fuera que dejaría en esa zona 157 fardos de arpillera rellenitos de cocaína. Simultáneamente, el patrullero de altura Centinela, de la Armada española, salía a su encuentro, como quien no quiere la cosa, con el equipo de asalto de los GEO, gente bragada. El numerito tenía que ser completo, con abordaje incluido, porque, inicialmente, se barajó la posibilidad de reutilizar el Atlantic Warner para otros ardides.

El viernes 27 de mayo, en plena noche, el notario de la droga vio entrar a unos tíos con cascos y armados hasta los dientes que le apuntaban directamente con sus armas y le gritaban, "al suelo, alto policía". Los GEO. El hombre sólo había ido allí a certificar la entrega en alta mar de 157 fardos de cocaína y a asegurarse de que los 157 paquetes de arpillera llegaban a las costas gallegas. Lo normal entre grupos delictivos que, con buen criterio, no se fían los unos de los otros. El notario trabajaba para el clan gallego de Los Caneos, y, además de levantar acta de la entrega era el encargado de las particiones: una para los gallegos (por montar la operación y guardar la droga en tierra) y el resto para unos británicos que pensaban nevar con cocaína del cartel colombiano de Valle del Norte el verano del Reino Unido. El envío era de 5.000 kilos. Buena calidad.

Fuente: El País
05.06.05

Avatar de Usuario
Snake
Forero Vicioso
Forero Vicioso
Mensajes: 3620
Registrado: 17 Jun 2003 17:14
Ubicación: Madrid

Mensaje por Snake » 20 Oct 2005 16:56

La policía apresa un barco con 3.000 kilos de cocaína, el tercero en 10 días

(De los tres, 1 es operación de los GEO y los otros dos son actuaciones de la Guardia Civil)

El carguero es de una naviera que cubre la línea entre América y África
JORGE A. RODRÍGUEZ - Madrid
EL PAÍS - España - 15-10-2005

España, con 45.000 kilos decomisados este año, se acerca al récord de 2003, de 49 toneladasEl mercado de la cocaína de la UE atraviesa horas bajas. La policía abordó el pasado día 13 cerca de Canarias un carguero legal, que cubría regularmente una línea entre América, África y Europa, con 3.000 kilos de cocaína. Éste es el tercer barco cargado de la misma droga apresado desde el 6 de octubre por fuerzas españolas, que en apenas 10 días han quitado de la circulación casi ocho toneladas de cocaína, pese a que los traficantes optan ahora por intentar conducir la droga por una nueva ruta africana para eludir los abordajes.

El mercante Ivy 1, propiedad de Transportes Marítimos Perdomo Santana (TMPS), con sede en la calle de Juan Rejón de Las Palmas, fue abordado por un comando del Grupo Especial de Operaciones (GEO) a las cinco de la mañana del 13 de octubre. Los agentes tuvieron serias dificultades para el asalto, ya que se trata de un carguero de 80 metros de eslora, cuyas altas amuras y el oleaje que levanta lo hicieron muy peligroso.

El abordaje era el penúltimo acto de una investigación que iniciaron en junio de 2004 las Unidades de Delincuencia y Crimen Organizado (Udyco) de la Comisaría General de Policía Judicial y de Canarias. Los investigadores rastrearon los contactos entre un grupo de traficantes colombianos asentados en Madrid y el armador canario Nicasio Perdomo Santana, de 59 años, hijo y nieto de marineros, quien creó TMPS en 1990.

Las fuentes consultadas aseguran que Perdomo "ofreció" uno de sus barcos para un transporte de drogas. La cobertura era perfecta, ya que TMPS dispone de varios cargueros que cubren una línea legal y regular entre África y América. Normalmente, los traficantes utilizan pesqueros o embarcaciones de recreo adquiridos sólo para traficar y a los que suele llamarse "barcos de último viaje". El Ivy 1, de bandera panameña, está en perfectas condiciones. Además, la legalidad de la empresa dificultó las pesquisas, a pesar de que un barco de Perdomo, el Oak, ya fue registrado sin éxito en 1998 ante la sospecha de que había sido usado para traficar con hachís.

Los agentes supieron que, en fecha reciente, la firma había contratado con una consignataria un transporte legal (la mercancía no ha sido precisada), entre un puerto africano, las islas de Cabo Verde y Leixoes (en Oporto, Portugal). El viaje había sido cronometrado para evitar que un retraso innecesario hiciera sospechar a la consignataria de que algo raro ocurría.

De regreso de las costas africanas rumbo a Cabo Verde, fue abordado por el comando policial y conducido hasta la zona por una patrullera de altura de la Armada. Los agentes sospechan que la droga fue estibada en alta mar, casi sin detener el barco, desde un buque nodriza que supuestamente partió de algún punto de las costas atlánticas del norte África, nuevo punto de almacenamiento de la cocaína que los traficantes pretenden introducir en la UE. Luego, supuestamente iba a ser acercado a la linde entre Galicia y Portugal para que la droga fuera descargada por medio de planeadoras.

Los 10 tripulantes del barco (cinco rusos, un lituano, un chileno, un ucranio, un ghanés y un rumano) fueron detenidos. En Las Palmas fueron arrestados Nicasio Perdomo y su mujer, Margarita Iluminada, mientras que en Madrid fueron detenidas tres personas, supuestos enlaces de la red de traficantes colombianos.

El abordaje es el tercero que ejecutan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado desde el 6 de octubre, día en que la Guardia Civil, con información de la DEA (la agencia antinarcóticos de EE UU) y la Real Policía Montada de Canadá, intervino frente a las costas de Tarragona un velero con una tonelada de cocaína. En la noche del 9 al 10 de octubre, el instituto armado, también en colaboración con la DEA, intervino frente a las costas de Venezuela el pesquero Yemaya II, con otros 3.500 kilos.

En los primeros seis meses de 2005, ya habían sido decomisados 21.471 kilos de cocaína, cantidad que se disparó entre el 1 de julio y el 1 de septiembre a 34.920 kilos. Entre esa última fecha y el pasado día 13 han sido incautados otros 10.413 kilos, con lo que los decomisos de esta droga van camino de alcanzar el año récord de 2003, en el que se retiraron de la circulación 49.279 kilos.


Agentes del GEO procedieron a su abordaje cerca de las Islas Canarias
Cerca de 3.000 kilos de cocaína ocultos en un barco mercante


/noticias.info/
- En la Operación AGUAYRO han sido detenidas dieciséis personas e intervenidos 164.800 euros, numerosas joyas, vehículos de alta gama, ordenadores y teléfonos móviles en los diez registros realizados en Madrid y Las Palmas
- El barco intervenido, de 80 metros de eslora, estaba dedicado al transporte legal y regular de mercancías en África y Sudamérica, algo inusual en el tráfico de droga, lo que ha dificultado la investigación policial iniciada en junio de 2004
- Bajo esa cobertura legal, transportaba cocaína hasta aguas internacionales cerca de las costas gallegas o lusas, donde la droga era cargada en lanchas rápidas que la introducían en tierra

Agentes de la Dirección General de la Policía han desarticulado una organización internacional dedicada el tráfico de cocaína, procediéndose al abordaje e intervención del barco mercante “IVY 1”. Se han incautado unos 3.000 kilogramos de cocaína que eran transportados a bordo del mismo y se ha detenido a 16 personas de distintas nacionalidades.

En el marco de la Operación AGUAYRO, policías adscritos al GEO del Cuerpo Nacional de Policía, con la colaboración de miembros de la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera y el apoyo de la Armada Española, han procedido en la madrugada de ayer al abordaje en aguas internacionales, cerca de las Islas Canarias, del barco mercante “IVY” 1 de bandera panameña.

En el interior del mismo, y ocultos en un habitáculo de difícil acceso ya que se hallaban disimulados entre la mercancía legal, fueron encontrados un total de 108 fardos, que arrojan un peso aproximado de 3.000 kilogramos de cocaína. Los diez miembros de la tripulación, entre ellos el capitán, han sido detenidos, todos ellos de distintas nacionalidades.

Viktor A. , nacido en 1958 en Rusia. Capitán del barco

Viktor T., nacido en 1963 en Rusia

Igor P., nacido en Lituania en 1964

Viktor B., nacido en 1950 en Rusia

Paul S., nacido en 1960 en Ghana

Gheorghe N., nacido en 1957 en Rumania

Michel A., nacido en Chile en 1968

Alimbek T., nacido en Rusia en 1959

Pavel K., nacido en 1972 en Rusia

Volodymyr B., nacido en 1978 en Ucrania

De manera simultánea y coordinada se puso en marcha un amplio dispositivo policial en tierra para proceder a la detención de los demás miembros de la organización, tanto en Madrid como en Las Palmas de Gran Canaria, dando como resultado la detención de las siguientes personas:

En Las Palmas:

Nicasio P. S., nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1946, armador y propietario del barco abordado “IVY 1”

Margarita Iluminada M. P., nacida en Las Palmas de Gran Canaria en 1954, compañera sentimental del anterior

En Madrid:

Manuel Edgardo C. O., nacido en Mendoza (Argentina), con domicilio en Las Palmas de Gran Canaria.

María José B., nacida en Brasil en1966

Miguel Ángel LL. A., nacido en Madrid en1960

Anyer Eduardo H.C., nacido en Pereira (Colombia) en 1965 y con domicilio en Madrid.

Asimismo se han practicado un total de diez registros en domicilios de Las Palmas, Madrid capital, Leganés, Pozuelo de Alarcón, San Martín de la Vega y Guadalajara.

Más de un año de investigaciones

La operación AGUAYRO ha sido desarrollada de forma conjunta por la Comisaría General de Policía Judicial -UDYCO Central- y la Jefatura Superior de Policía de Canarias -UDYCO Las Palmas-, bajo la supervisión del Juzgado de Instrucción número Tres de Las Palmas y la Fiscalía Especial Antidroga.

La investigación se inició en el mes de Junio de 2004, centrándose en las actividades del detenido Nicasio P. S., residente en Las Palmas, armador del barco “IVY 1” y muy conocido en esa ciudad por su actividad comercial al ser propietario de otros barcos mercantes.

Este individuo era ya ampliamente conocido por el Cuerpo Nacional de Policía al haber sido investigado en ocasiones anteriores por sus relaciones con otros individuos involucrados con el narcotráfico a nivel internacional. Nicasio mantenía contactos cercanos con el grupo asentado en Madrid, propietario de la droga incautada, a quienes ofreció su barco “IVY 1” para efectuar transportes de cocaína.

Al ser propietario un barco dedicado al transporte legal y regular de mercancías, tanto en África como en Sudamérica, proporcionaba la cobertura legal necesaria para no levantar sospechas sobre un transporte ilegal. A tal objeto Nicasio P. contrató con una consignataria un flete de mercancía legal con trayecto de África a Cabo Verde, y desde allí a Portugal, aprovechando este último tramo del trayecto para proceder a la carga de la cocaína. Los tiempos y trayectos del barco habían sido estudiados para que la consigataria no sospechara un cambio de ruta o una parada no prevista.

El “IVY 1”, una vez cargado con la cocaína, debía dirigirse a un punto cerca de la costa de Galicía o Portugal, siempre en aguas internacionales, donde a su vez la entregaría a lanchas rápidas o planeadoras que la introducirían en tierra para su posterior distribución.

Normalmente en estas operaciones de tráfico de cocaína vía marítima se emplean barcos pesqueros o embarcaciones de recreo adquiridos específicamente para este fin, llamados “barcos de último viaje”. Hasta la fecha, nunca había sido detectada la utilización de un barco mercante de transporte regular, hecho éste que ha dificultado aún más la investigación policial.

El barco “IVY 1”, que se encuentra en perfectas condiciones de navegación, tiene una eslora aproximada de 80 metros, lo que ha supuesto una mayor dificultad y riesgo a la hora de la práctica del abordaje.

Vehículos de alta gama, joyas y dinero

Como resultado de la práctica de las diversos registros efectuados se han incautado numerosos bienes, documentos y efectos:

* Tres mil kilogramos de cocaína
* Un buque mercante
* 164.800 EUROS
* Vehículos de gama alta
* Numerosas piezas de joyería
* Diverso equipo informático y de telecomunicaciones
* Numerosa documentación relativa a las actividades empresariales y financieras

La investigación sigue abierta en el campo económico-financiero, al objeto de poder determinar el patrimonio acumulado por los detenidos como producto de la ilícita actividad descubierta.

Avatar de Usuario
sayanim
Forero Adicto
Forero Adicto
Mensajes: 631
Registrado: 10 Sep 2003 12:18

ESTE HA SIDO UN MES FRUCTIFERO

Mensaje por sayanim » 24 Oct 2005 21:36

Además en el transcurso de esa operación se ha procedido a la detención de otras dos personas en Galicia. Dos presuntos narcotraficantes sospechosos de estar relacionados con la organización internacional a la que el pasado viernes le fue incautado un alijo de 3.200 kilos de cocaína a bordo del mercante Ivi I , en la operación Aguayro, fueron detenidos el pasado fin de semana en Vilanova de Arousa por agentes de la Udyco gallega, a instancias de sus homólogos de Canarias y Madrid, que llevaron el peso de la investigación. Uno de ellos quedó en libertad sin cargos y el otro ingresó en prisión.
Uno de los arrestados fue José Luis Torrado Pérez, alias Chico el Cantante , oriundo de Vilagarcía, con numerosos antecedentes policiales por narcotráfico. Torrado Pérez ya fue detenido hace diez años por su presunta relación con un alijo de 10.000 kilos de hachís confiscados a bordo del pesquero coruñés Alza y, años más tarde, con relación a otro alijo, también de hachís, decomisado en el yate Lady Morgan .
Esta vez parece que su único delito fue estar cerca del otro arrestado y, tras ser interrogado, quedó en libertad sin cargos.
El otro detenido en Galicia fue Waldo Pino, un norteamericano con nacionalidad española y residente en Madrid que fue enviado a la cárcel acusado de «cooperación necesaria» en un delito de narcotráfico.
Liberado el cocinero
La lista definitiva de detenidos incluye 16 nombres, once se encuentran en la prisión de Gran Canaria y cinco en Madrid. Entre los encarcelados en Canarias están nueve de los diez tripulantes.
El único que se encuentra en libertad es el cocinero, porque, según informó ayer desde Las Palmas el comisario jefe de policía judicial, Ignacio Bádenas, los otros nueve miembros de la tripulación coincidieron en declarar que no sabía nada de la operación.


Y a golpe de hoy otra operación más contra el narcotráfico

**Extraido de la página oficial del CNP

A través de la llamada “Operación Ventur” se intervinieron unos 3000 kilogramos de cocaína en el velero “Tobago Clipper”
Amar K, de nacionalidad argelina, era conocido por la policía como “El Grande”
24-octubre-05.- Un equipo conjunto de investigación hispano-francés ha intervenido un autentico arsenal en París. La operación es continuación de la “Operación Ventur”, en la que el pasado mes de septiembre se intervinieron unos 3.000 kilogramos de cocaína en el velero “Tobago Clipper”.Además la policía marroquí ha detenido al principal responsable de la organización en la localidad de Oujda, en la frontera con Argelia: Amar K., de nacionalidad argelina, conocido por la Policía como “El Grande”.

Desarrollo de la operación

Un equipo de investigación hispano-francés integrado por policías de la Dirección General de la Policía adscritos a la UDYCO Central y agentes de policía francesa pertenecientes a la OCTRIS, intervinieron el pasado mes de septiembre unos 3.000 kilogramos de cocaína transportadas a bordo del velero “Tobago Clipper”. En la operación fueron detenidas ocho personas, cuatro en Francia, dos en España y los tripulantes de la embarcación.

Las investigaciones realizadas dieron como resultado la intervención de otros dos veleros, una lancha rápida, trescientos diecinueve mil euros y tres pistolas. Todo ello en el marco de una operación en la que se incautó el mayor alijo de cocaína intervenido hasta esa fecha en el país vecino, desarticulando así una red de narcotraficantes que utilizaba veleros para recoger la droga frente a las costas de Sudamérica y trasladarla a Marruecos.

En el curso de esta investigación hispano-francesa, se supo que el principal organizador de este transporte transoceánico de cocaína era un hombre que respondía al apodo de “El Grande”. Este individuo no pudo ser detenido en su momento al no haber sido identificado plenamente y desconocerse su paradero. No obstante, las gestiones realizadas de forma conjunta, han dado como resultado el arresto del mismo por la policía marroquí en Oujda, en la frontera con Argelia.

“El Grande” es capturado

De este modo pudo ser capturado el principal responsable de esta operación de narcotráfico, Amar K., de 42 años, nacido en M´Sirda Fouaga (Argelia).

También fue detenida Monika J., de 28 años, natural de Kalinowo (Polonia), compañera sentimental de Amar.

A raíz de estas detenciones, se realizaron en París dos registros domiciliarios: uno en la vivienda de Amar K., y otro en la de su hermano, siendo arrestados:

- Rachird K.
- Verisa K.R, esposa del anterior.

Un auténtico arsenal en el domicilio del principal encartado

En el registro realizado en el domicilio de Amar K. se han intervenido los siguientes efectos:

- Un rifle de asalto Famas, calibre 5,56 , reglamentario en el ejército francés.
- Una escopeta de cañones recortados del calibre 12.
- Una escopeta marca Stricker calibre 12.
- Dos pistolas CZ modelo 9 mm parabellum.
- Una pistola Glock 30, calibre 45.
- Una pistola Colt calibre 45, con mira telescópica de láser.
- Abundante munición de cada una de las armas.
- Cargadores.
- Uniformes de la policía francesa.
- Caretas y pasamontañas.
- Diversa documentación bancaria que acredita la existencia de depósitos por importes superiores a 100.000 euros.

En Francia, “El Grande”, tiene múltiples antecedentes policiales, derivados de numerosos atracos.


A todo esto señalar que la Guardia Civil ha culminado la operación "goterón" que supone la intervención de 3500 kg de cocaina y del pesquero de pabellón venezolano YEMAYA actuando esta vez como brazo ejecutor un equipo de la UEI con el apoyo del personal del buque de operaciones especiales PETREL I de la Agencia Tributaria.

Responder