Cinturón negro, ¿agresor?

En este foro se habla de defensa policial y militar (métodos, armamento, etc.), así como de los aspectos jurídicos implicados (legislación sobre agresiones, etc). Se evitará entrar en debates políticos, y se potenciará el debate técnico. Este NO es un foro de sucesos ni de política.

Moderadores: moderador suplente, admin

JarG
Forero Amateur
Forero Amateur
Mensajes: 30
Registrado: 30 May 2010 20:00

Re: Cinturón negro, ¿agresor?

Mensaje por JarG » 05 Jun 2010 20:20

Hacerle caso a bur, que sabe lo que dice. Lo de arma blanca cinturón negro es una leyenda urbana sin base legal alguna.

Lo único que puede ocurrir es que en un caso extremo apliquen abuso de superioridad. Para mas información ,echarle un ojo al Artículo 22 del Cod Penal español. Otra cosa es que en la federación se enteren, y te echen, eso va aparte de las consecuencias penales (carcel) o administrativas (multa).

Solid_Snake
Forero Avanzado
Forero Avanzado
Mensajes: 541
Registrado: 03 Ago 2004 20:46

Re: Cinturón negro, ¿agresor?

Mensaje por Solid_Snake » 05 Jun 2010 23:02

En esta sentencia que os paso se observa como algunos juzgados, más en concreto el Juzgado Nº 1 de lo Penal en Huelva observa como agravante el hecho de conocer artes marciales. Sin embargo, posteriormente la Audiencia Provincial desestimó tal pretensión. Como encontrárnoslo como agravante nos lo podemos encontrar ahora, que haya sentado jurisprudencia pues no la ha sentado. En este caso, tenemos que tener en cuenta que según dice, eran dos contra 1, razón posible para no observar un abuso de superioridad, Os mando la sentencia. No hay mucho sobre el tema no obstante pero no está consolidado que el utilizar artes marciales pueda ser abuso de superioridad pues, dicho posible agravante se determina en base a las circunstancias concretas del delito y, sobre las lesiones, sobre las lesiones reales causadas (no quiero entrar en tema de tentativas o semejantes tampoco).

Rollo de Apelación núm. 286/1996
Ponente: Ilmo. Sr. D. Santiago García García

El Juzgado de lo Penal núm. 1 de Huelva, condenó a José R.F. como autor de un delito de lesiones con la agravante de abuso de superioridad, a la pena de dos años, cuatro meses y un día de prisión menor y como autor de una falta de malos tratos a la pena de dos días de arresto menor y a que indemnice a Francisco Javier B.D. en la cantidad de 500.000 ptas.

Contra la anterior resolución se interpuso por José R.F. recurso de apelación.

La Sección 2ª de la Audiencia Provincial de Huescaestima parcialmenteel recurso y revoca parcialmente la sentencia en el sentido de condenar a José R.F. como autor de un delito de lesiones, sin circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de prisión menor de un año, confirmando los demás pronunciamientos.

HECHOS PROBADOS

«Se declara probado que sobre las 5.30 horas del día 9 de julio de 1994 el acusado José R. F., mayor de edad y sin antecedentes penales, se encontraba en el chiringuito "Puerto Maltés", sito en la playa de Punta Umbría, en compañía de su entonces novia María de la Cinta S. A., de su amigo Francisco T. M. y de la novia de éste, María Esther L. V. En el mismo recinto se encontraban también Francisco Javier B. D. y Manuel Jesús B. M. Ya dentro de la discoteca el acusado y Francisco Javier se cruzaron miradas despectivas y retadoras; después, salieron a la calle el acusado con su novia y sus amigos, y los otros dos detrás; y cuando aquéllos se disponían a subir en el vehículo de Francisco T., Manuel Jesús B. llamó al acusado requiriéndole para que acudiera adonde él estaba, distante unos quince o veinte metros, y le diera explicaciones acerca de aquellas provocativas miradas. Entonces el acusado acudió al requerimiento y se enzarzaron los tres en una discusión que degeneró en pelea, en el curso de la cual el acusado, que tiene conocimientos de artes marciales, golpeó a Manuel Jesús B. M. sin causarle lesión alguna, y lanzó una certera patada a Francisco Javier B. D. en la cara, produciéndole fractura del cuerpo mandibular derecho de la que sanó a los 60 días durante los cuales estuvo impedido para sus ocupaciones habituales, habiendo necesitado para la curación una reducción quirúrgica de la fractura con inmovilización tempromandibular, quedándole como secuelas inestabilidad del primer canino de la hemiarcada inferior derecha».

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-

Se aceptan los de la resolución criticada, excepto el III, apartado 2).

SEGUNDO.-

No concurre legítima defensa , como expone la sentencia apelada. Que el lesionado retara y desafiara al acusado no significa que éste tuviera que acudir al encuentro. Tampoco huir, pero sí pudo evitar la pelea. Los testimonios son coincidentes en expresar que ante el llamamiento, el acusado acepta el enfrentamiento diciendo a sus contendientes que tiren el casco de motorista que llevan y preparándose para acometerlos, no para defenderse. Esperar que sea la otra parte la que inicie la agresión para responder con otra que anule, corrija y aumente aquélla no es defenderse, es contraatacar y sobre todo tener el pretexto adecuado para un acometimiento tan ilegítimo como el primero; conforme a los arts. 8.4 y 9.1 del Código Penal vigente ( RCL 1973\2255 y NDL 5670) al día de los hechos, faltaban los requisitos 2.º y 3.º cuando no el 1.º, para apreciar esta eximente, completa o incompleta.

TERCERO.-

No hay, en cambio Ir al término anterior agravante Ir al término siguiente de abuso de superioridad. Que el acusado supiera artes marciales , cualquiera que fuera su grado de adiestramiento, es un elemento subjetivo oculto y no físico, objetivo y calibrable en la medición de fuerzas apriorística de las partes en contienda . Si el acusado sabía artes marciales, sus contendientes eran dos y de mayor complexión física; no consta si además sabían también artes marciales, y si no poseían tales conocimientos es un hecho negativo de difícil prueba. En cualquier caso, la jurisprudencia sobre esta agravante ha puesto siempre el acento en el dato físico y objetivo de la superioridad y el aprovechamiento de la circunstancia ha de ser buscado de propósito (SSTS 23 marzo y 30 noviembre 1994 [ RJ 1994\2570 y RJ 1994\9352 ]). No fue el acusado el primero en buscar la pelea, aunque invitado a ella la aceptara, y cuando decide el enfrentamiento, objetiva y físicamente estaba en inferioridad de condiciones. Si sale airoso mediante el acometimiento más ágil, certero y técnico, favorecido por sus conocimientos de artes marciales , la reprochabilidad de su conducta sigue siendo de igual contenido antijurídico que si las condiciones iniciales fueran equilibradas, pues bien pudo salir mal parado ante la superioridad numérica y física de sus contendientes, de los que ignora sus habilidades al respecto. Se estima, pues el recurso en este extremo, para revocar parcialmente la sentencia, condenando al recurrente a la pena de prisión menor de un año, según art. 420 CP. Sin circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

Avatar de Usuario
Loup
Forero Vicioso
Forero Vicioso
Mensajes: 11240
Registrado: 06 Feb 2004 12:58

Gracias, amigo

Mensaje por Loup » 05 Jun 2010 23:12

Hola, Solid_Snake:
La sentencia deja claras las cosas. Un cinturón negro sólo podrá utilizar sus conocimientos, única y exclusivamente, en caso de defensa personal. Jamás debe ser el primero en lanzar el primer golpe.

Un saludo,

Loup :D
"El que sabe no habla, el que habla no sabe". Lao Tsé.

Solid_Snake
Forero Avanzado
Forero Avanzado
Mensajes: 541
Registrado: 03 Ago 2004 20:46

Re: Cinturón negro, ¿agresor?

Mensaje por Solid_Snake » 05 Jun 2010 23:48

Loup yo más bien pienso lo contrario, más bien pienso que sobre el tema no hay un criterio unificador. Es lógico pues en cualquier delito penal pueden existir tantas variantes como personas. Entonces, un juez puede apreciar abuso de confianza en unos casos mientras que otro no. Pasa con temas también como la legítima defensa o con eximentes penales o semejante. Si bien es cierto que existe más jurisprudencia en otras materias, lo cierto es que a la hora de la verdad, hay tantos jueces como justicias, algunos estiman que sí y otros que no (por eso existe el sistema de recursos y de instancias). Desde mi humilde punto de vista no es un agravante y sí lo es. Yo la verdad que abuso de confianza no veo, pues se supone que consiste en que el delincuente abuse de la confianza depositada en la víctima. Alevosía en base a un supuesto estado de indefensión de la víctima...depende, si te toca un "macarra experto en deportes de contacto o artes marciales" que te quiere hacer trizas podría haberla, pero bajo mi punto de vista, no por el conocimiento marcial, sino por la "mala leche" que pudiera tener el sujeto. Lo que he visto que las circunstancias modificatorias, atenuantes, eximentes, eximentes incompletas, tienen mucho margen de juego y, en algunos casos existe jurisprudencia y en otros, depende del juez que te toque.

Perrolobo
Forero Activo
Forero Activo
Mensajes: 280
Registrado: 21 Jun 2006 04:44

Re: Gracias, amigo

Mensaje por Perrolobo » 06 Jun 2010 22:49

Loup escribió:Hola, Solid_Snake:
La sentencia deja claras las cosas. Un cinturón negro sólo podrá utilizar sus conocimientos, única y exclusivamente, en caso de defensa personal. Jamás debe ser el primero en lanzar el primer golpe.

Un saludo,

Loup :D
Como todo el mundo.

Avatar de Usuario
Loup
Forero Vicioso
Forero Vicioso
Mensajes: 11240
Registrado: 06 Feb 2004 12:58

Impulsividad...

Mensaje por Loup » 06 Jun 2010 22:57

Hola, Perrolobo:
Como todo el mundo.
En efecto, pero en caso de impulsividad, la jurisprudencia parece ser más benevolente con aquellos que desconocen las AA.MM.

Saludos,

Loup :D
"El que sabe no habla, el que habla no sabe". Lao Tsé.

Responder