"Killer's Nocturn" (1987)

Aquí puedes hablar desde filosofía oriental, a precauciones a la hora de tomar rayos UVA, es decir, un poco de todo lo relacionado con la temática del portal.

Moderadores: moderador suplente, admin

Avatar de Usuario
Loup
Forero Vicioso
Forero Vicioso
Mensajes: 11240
Registrado: 06 Feb 2004 12:58

"Killer's Nocturn" (1987)

Mensaje por Loup » 30 Ene 2008 23:58

Hola, amigos:
Hoy quieros haceros partícipes de una película que he visionado recientemente, Killer's Nocturn (1987), bocanada de aire fresco dentro del macilento panorama de cine de gángsteres made in Hong Kong de finales de los noventa, que demostró la pericia del director outsider Nam Nan Choi (Her Vengeace, 1988, Historia de Ricky, Story Of Ricky, 1991) para hilar fino cuando se trata de presentar nuevos productos al mercado cinematográfico.

La trama de Killer´s Nocturn transcurre en Hong Kong durante 1930. Un joven de buen corazón, Lo Tzu Feng (Chin Siu Ho, Ten Tigers Of Kwantung, 1979, Jet Li es el Mejor Luchador, Fist of Legend, 1994), aficionado al juego de mahjong, comete el error de enamorarse de una bella cantante de un club nocturno (Pat Ha Man Jing, Winners And Sinners, 1983), novia de Yen Lie Shan, sanguinario líder de una banda mafiosa (Alex Man Chi Leung, Bloody Hero, 1990), que controla todos los locales de ocio de la noche hongkonesa, con sus crueles métodos de coacción, que terminan con la muerte de sus adversarios.

Golden Harvest, ante el éxito tremebundo de películas como Tragic Hero (1987), A Better Tomorrow 2 (1987) o Rich and Famous (1987), encomendó al prestigioso guionista Manfred Wong Man Jun la redacción de un libreto original para llevar a la pantalla grande un thriller histórico de Tríadas ambientado en la ex-colonia británica. El escritor se puso manos a la obra, elaborando un guión que bebe directamente de Challenge Of The Gamesters (1981), de Wong Jing, pues apuesta por incardinar a unos personajes dentro de la piedra angular que constituye el juego de azar. Con esta base argumental, Nam Nan Choi quedó prendado al instante, pues la historia quedaba sujeta a multitud de posibilidades estéticas. Así pues, tomando las riendas de dirección, supo sacar la suficiente intensidad emocional a unos personajes unidimensionales (que poco o nada diferían de producciones análogos), en un enredo de vivencias entremezcladas que devienen en una espiral de venganza, no exenta de momentos francamente cómicos.

Imagen

Nam se cuidó de reconstruir el ambiente de Hong Kong en los años treinta con sumo detalle: los decorados de los clubes nocturnos, la recreación de las calles, el vestuario de los protagonistas... Todo fue preparado con un rigor histórico escrupuloso. Y es precisamente en este decorado donde, como por una suerte de antojo demiúrgico, el director coloca a un elenco de personajes curisosísimos que interactúan entre sí. Jugadores de mahjong, entre los que destacan una vieja gloria del cine hongkonés, Patrick Tse Yin (Deep In Love, 1960, Hong Kong Playboys, 1983) que da vida a el Rey del Juego, prostitutas como la bella actriz Chui Sau Lai (Return Of The Demon, 1988) -no os perdáis su top-less-, jefes de bandas mafiosas (Han Ying Chieh, Kárate a Muerte en Bangkok, Big Boss, 1971), matones de bandas rivales (Chris Lee Kin Sang, Anthony Carpio, Chan Tat-Kwong), luchadores de combates ilegales (Bolo Yeung)... Toda esta panoplia de seres constituye un hervidero de energía que se materializa en apuestas de dinero.

Las patidas de mahjong marcan el compás del ritmo narrativo. Están imbuidas por una atmósfera intensa de suspense, pues de su resultado pende la vida de los jugadores. Nam logró algo inaudito: volcar la atención del espectador en la mesa de juego. Pero esa no es quizás la baza fuerte de la película. Como toda buen título del género que se precie, las secuencias de violencia son inexcusables.

En ese sentido cabe mencionar el excelente trabajo del coreógrafo del filme, Chris Lee Kin Sang, virtuoso de las AA.MM. -quienes lo conocen en persona, como Ric Meyers, no dejan de admirar su alto nivel de Wu Shu- que le han valido ser uno de los hombres de confianza de Jackie Chan en Armas Invencibles (Police Story, 1985), Superpolicía en Apuros (Police Story 2, 1988) y Gángster Para un Pequeño Milagro (Miracles, 1989). Chris se rodeó de otros dos miembros del Jackie Chan Stuntmen, Anthony Carpio y Chan Tat-Kwong, que debutaron como actores en Killer´s Nocturn.

Este trío contó con la colaboración del protagonista, Chin Siu Ho, en todo momento para diseñar unos combates repletos de realismo y violencia. Chin Siu Ho, alumno de la Opera de Pekín de la Maestra Fan Fok Fa, puso toda la carne en el asador, merced a su dilatada experiencia como actor marcial en las compañías Shaw Brothers y Golden Harvest. Sus peleas estelares son el combate con el temible Bolo Yeung, la Bestia de Asia, en un garito de apuestas ilegales, que rezuma calidad marcial por todos los poros, donde se prescinden de los movimientos elegantes del Wu Shu para adentrarse en la pelea barriobajera; el combate con un canguro -sí, habéis leído bien, un marsupial saltarín- que boxea a las mil maravillas, y que aporta una nota cómica a la película. Mencionar que no se utilizó un animal de verdad, sino un disfraz fidelísimo en el cual se escondía Chris Lee.

Pero si de verdad queréis alucinar, no os perdáis el final brutal, Chin Siu Ho es capaz de arrancar orejas con los dientes, empotrar en las paredes a los mafiosos, incendiar mansiones lujosas... ¡Indescriptible!



Vuestro por el cine de Hong Kong,

Loup :silly:
"El que sabe no habla, el que habla no sabe". Lao Tsé.

Responder