Página 1 de 1

"El templo del oro" (Chuck Norris)

Publicado: 30 Jun 2009 20:33
por Loup
Hola, amigos,
Sí, Chuck Norris (Código de silencio, Code of Silence, 1985) también hizo sus pinitos en la comedia, de la mano del extraordinario realizador J. Lee Thompson (Los cañones de Navarone, The Guns of Navarone, 1961), que tras su infructuoso paso por el género de aventuras con Las minas del Rey Salomón (King Solomon's Mines, 1985), al estilo de la saga de Indiana Jones (1981-2008), decidió probar nuevamente suerte con El templo de oro (Firewalker, 1986), con la productora Cannon Films Co. como financiadora de su proyecto, que exigió que uno de los protagonistas de la cinta fuese su actor bandera en aquellos años: Chuck Norris.

Imagen

El finado director aceptó -aunque en su fuero interno no confiaba demasiado en la estrella de acción para interpretar el papel de un cazador de tesoros perdidos-, aunque procuró rodearse de actores de solvencia a fin de compensar las carencias de Norris como actor. Así, el co-protagonista no fue otro que Louis Gossett Jr. (Oficial y caballero, An Officer and a Gentleman, 1982) y la actriz que acompaña al dúo la atractiva Melody Anderson (Flash Gordon, 1980).

Como secundarios, Sonny Landham (Depredador, Predator, 1987), en el papel de villano, y John Rhys-Davies (Sahara, 1983), rostro habitual de las películas de aventuras, completaron el reparto de un filme rodado en Nuevo Méjico, donde la historia da pie a secuencias de acción salpimentadas de momentos de notable vis comica. De hecho, los tres actores principales tienen una química especial que se transmite durante todo el metraje, lo cual permite catalogar El templo del oro como una buddy movie exótica, que pese a las duras críticas recibidas no funcionó mal en taquilla.



A título anecdótico, decir que Norris se lo pasó de maravilla con Louis Gossett. En una entrevista realizada al actor de color durante el rodaje, confesó: La mujer de Chuck no paraba de preguntarle qué le estaba ocurriendo en el plató, pues él es sumamente serio en el trabajo, pero en las conversaciones que mantenía con ella no paraba de reírse.

Saludos,

Loup :chuck: