Logo Hispagimnasios

Hispagimnasios.com

El portal del fitness y las artes marciales

EL DESENTRENAMIENTO DEPORTIVO

Lic. Fausto Albizúa Fernández


Está demostrado lo beneficioso que resulta la actividad física sistemática para la salud, que implica diferencias sustanciales con personas sedentarias. sin embargo la ejecución de elevadas cargas durante prolongados períodos para la adquisición de logros competitivos en la preparación de deportistas de Alto Rendimiento produce cambios irreversibles en el organismo humano debido a la necesidad de alcanzar una forma óptima (Forma Deportiva).

El entrenamiento deportivo favorece entre otras cosas:

Incrementa los niveles de fuerza de los músculos, lo cual posibilita el desarrollo de la rapidez, el trabajo resistencial y la potencia.
Aumentar la posibilidad de almacenamiento químico del oxígeno en el músculo, beneficiado por la mioglobina, la cual es un aceptor del ión hidrógeno y por tanto amortigua el efecto ácido de la producción de ácido láctico.
Mejora el nivel de concentración y la reacción simple y compleja.
Incrementa la capilarización y el volumen de sangre, lo que favorece la de ácido láctico del tejido muscular.
Mejora la capacidad de las fibras de contracción lenta para utilizar oxígeno y de este modo oxidar el lactato o reutilizarlo como combustible cuando se produce
Eleva el nivel técnico del atleta basado en la creación de hábitos correctos.

Cuando una persona comienza a entrenar de forma sistemática y organizada lleva un proceso de adaptación al trabajo que irá incrementándose por encima de un 20% de año en año y los órganos y sistemas como parte de una integral biológica lo asimilarán cuando son bien dosificados, todo este trabajo con grandes cargas requiere de un mayor esfuerzo del aparato cardiovascular, provocando la conocida hipetrofia cardiaca funcional. disminución de porcientos de grasas en el cuerpo, regulación del sistema de vida y un elevado nivel de estrés en las competencias producto del ansia por la obtención de buenos resultados.

Cuando un atleta decide alejarse de la vida deportiva activa, en muchos casos incrementa rápidamente su peso corporal, ocupa su tiempo libre en otras actividades que anteriormente no podía realizar, ya no tiene el estrés debido a la presión de obtención de un resultado y lo más grave es que se abstiene totalmente de todo ejercicio físico, dando paso a una enfermedad que ya han padecido o están padeciendo una cantidad considerable de ex atletas y que ha cobrado sus víctimas que es la HIPERTENSION ARTERIAL (HTA).

Esta enfermedad se caracteriza porque las cifras sistólicas y diástolicas del corazón se encuentran en los límites, lo cual afecta principalmente el sistema arterial y en primera instancia las del corazón dando origen a isquemias miocardicas, angina de pecho, infarto del miocardio, así como insuficiencias cerebro-vásculares.

El sistema cardiovascular del atleta de Alto Rendimiento está adaptado al trabajo con grandes cargas, la hipertrofia cardíaca proporciona un mejor bombeo sanguíneo, sin embargo el trabajo para el cual fue entrenado no se realiza.

Transcurrido un tiempo del retiro del atleta comienzan los síntomas de dolores de cabeza, zumbido en los oídos o los efectos de otros mecanismos de defensa del organismo y al checar la presión aparece elevada.

La HTA más común en adultos mayores de 18 años se clasifica de la siguiente manera.

CLASIFICACION DE LA PRESION ARTERIAL

Los atletas al culminar su etapa de vida en el Alto Rendimiento pueden adquirir la hipertensión arterial, lo que es evitable sometiéndose al proceso de desentrenamiento deportivo, que no es mas que realizar actividad física planificada, ya no para obtener logros deportivos, sino para mantener la salud y así evitar esta peligrosa enfermedad.

El desentrenamiento consiste en continuar la actividad física de forma descendente, inverso a lo que se produce con el proceso del entrenamiento deportivo, utilizando preferentemente medios generales y en correspondencia con la edad.

La planificación para este proceso inverso debe realizarse de forma muy similar a la del entrenamiento, incluso en su individualización, la sesión debe comenzar con el calentamiento general en la parte inicial de la sesión para luego continuar con el especial y con niveles de carga por debajo de los que se utilizarán en la parte principal.

Deben utilizarse ejercicios cíclicos con el volumen superior a la intensidad y en correspondencia a la tabla elaborada para tal propósito.

Pueden realizarse actividades propias del deporte en cuestión, pero a modo de correcciones técnicas y por repeticiones.

Producto de la abundancia de casos de HTA en atletas retirados varios especialistas tanto de la Medicina Aplicada como del entrenamiento Deportivo han prestado especial interés al estudio de este tema.

En la actualidad se está utilizando una tabla para la dosificación individual del esfuerzo con relación a la frecuencia cardíaca (fh), basada en un estudio realizado por el Lic. Antonio González, de Colombia, que se ha promulgado por varios países de América Latina y los Estados Unidos.

El objeto de la tabla es controlar la frecuencia cardiaca (fh) de los atletas en el proceso de desentrenamiento en correspondencia con su edad cronológica:

Interpretación de la tabla de Dosificación Individual del Esfuerzo

En la parte superior izquierda de la tabla (lado A) se plasman las edades y en el lado derecho (lado B) las características del trabajo y el esfuerzo, algo que se corresponde con la carga física (nivel de trabajo) y la carga biológica (percepción del esfuerzo) relacionada con la respuesta de los órganos y sistemas al trabajo aplicado.

En las cuadrículas del lado izquierdo se reflejan las pulsaciones que deben alcanzarse en una toma de 10 segundos, por lo que para conocer la fh por minuto se multiplicarán por 6, que es la cifra aproximada que aparece en los pequeños recuadros de cada cuadrícula.

Se recomienda para mantener una buena capacidad de trabajo y tono muscular transitar desde los niveles bajos hasta un 70 - 75 % (trabajo aeróbico).

La importancia del trabajo de desentrenamiento debe reconocerla en primera instancia el propio atleta cuando decide terminar su vida competitiva y no esperar que aparezca la HTA.