Logo Hispagimnasios

Hispagimnasios.com

El portal del fitness y las artes marciales

EL ACNE

Por el doctor José Manuel Martín
Artículo cortesía de Judo Ucevista


La mayoría de las personas que practican deportes de contacto como el Judo se encuentran en plena juventud, situándose un segmento importante de estos atletas entre los 15 y 25 años de edad, por lo que pueden resultar de gran interés algunos temas que, si bien no están relacionados directamente con el deporte, sí lo están con quienes lo practican. En este número quisiera dejarles algunos conceptos y sugerencias sobre una patología que puede convertirse para algunos jóvenes en un verdadero suplicio: el acné.

En la opinión de algunos médicos, el acné puede ser la manifestación más precoz de pubertad. Cerca del 85% de los adolescentes padecerán alguna manifestación clínica de acné, el cual comienza a partir de los folículos sebáceos, cuya obstrucción da lugar a la lesión básica de esta enfermedad que es el comedón, popularmente conocido como punto negro. Valga la pena aclarar que el color negro de los comedones se debe a la oxidación de una sustancia llamada melanina en el tapón del conducto sebáceo y no a suciedad.

Aparte de esta lesión básica pueden encontrarse otras lesiones de piel como pápulas (lesiones más elevadas y rojizas), pústulas o quistes.

Dependiendo de la lesión predominante, se habla entonces de acné comedoniano, acné quístico, etc.

Las lesiones generalmente aparecen en cara, pecho y espalda, aunque pueden verse en otras zonas del cuerpo. Los pacientes suelen tener un cabello grasoso y algunas mujeres pueden presentar Hirsutismo, es decir, presencia exagerada de vellos en áreas del cuerpo donde habitualmente no hay, lo cual puede requerir estudio hormonal, ya que puede coexistir alguna otra enfermedad de base. En el acné inflamatorio parece jugar un papel muy importante una bacteria llamada Propionobacterium acnes, que estimula el sistema inmunológico de tal forma que da inicio a los fenómenos inflamatorios.

Hablando del tratamiento, podemos decir que el punto clave en esta enfermedad es el uso de queratolíticos, que son sustancias que se encargan de eliminar la obstrucción de los folículos sebáceos. Dos tipos de queratolíticos, ácido retinoico y peróxido de benzoilo, han demostrado la máxima eficacia, especialmente cuando son utilizados en forma de gel.

En el acné inflamatorio recomendamos siempre el uso de antibióticos, especialmente tetraciclinas vía oral y eritromicina local (en loción). El uso de sustancias retinoides por vía oral puede ser beneficioso en pacientes con acné severo nodulo-quístico resistente a los regímenes de tratamiento habituales. No hay evidencia suficiente de que algunas dietas especiales mejoren el acné, tampoco los abrasivos o la luz ultravioleta.

El paciente sí puede evitar elementos agravantes de la enfermedad tales como: cosméticos oleosos, cremas faciales, fijadores para el cabello y cualquier otro factor que pueda contribuir a la oclusión de los conductos sebáceos.