Logo Hispagimnasios

Hispagimnasios.com

El portal del fitness y las artes marciales

COMUNICADO EN DEFENSA DEL VALETUDO

Por "Corser" y "Pewee"
Hablar con los autores en el foro de Deportes de Contacto


Hace ya casi cuatro años que practico vale-tudo. La gran mayoría de los practicantes llegamos a conocer el vale-tudo de la mano de diferentes disciplinas marciales (karate en mi caso), y con un nexo común: la curiosidad, la inquietud por conocer qué disciplina marcial es la más efectiva, en algunos casos con fines deportivos y en otros como medida de defensa personal. De una forma u otra topamos con un campeonato que alguien había creado en E.E.U.U. llamado “Ultimate Fighting Championship” o UFC; en el que luchadores de distintas artes marciales (sí, de esas artes marciales que todos practicábamos) se medían entre sí con el fin de probar cuál de éstas era más efectiva y por tanto, más real. Como en todo este tipo de organizaciones comerciales, se presentaban algunos de los luchadores más duros y más “curtidos” de las AAMM, en algunos casos auténticos desconocidos que por razones varias estaban convencidos de que su formación y sus conocimientos eran suficientes para demostrar que eran superiores a cualquier otro luchador. Durante estos comienzos pudimos ver combates bastante bizarros y pintorescos (luchadores de Sumo, karatekas, practicantes de nin-jitsu y un sinfín de artes marciales exóticas); en los que el resultado generalmente era el mismo: una pelea en la que a los 30 segundos los luchadores estaban desfondados y sobrellevaban la situación como si de una pelea de bar se tratase. Pero había una excepción, un brasileño de apellido Gracie (familia del organizador del evento) que haciendo gala de una clase y técnica muy superiores al resto y con una forma física nada llamativa, vencía a sus rivales prácticamente sin infringirles castigo: los llevaba al suelo proyectándolos y bien por medio de una estrangulación o técnica de luxación los hacía abandonar. Muchos de ellos no acababan bien de comprender qué les había ocurrido. Esta persona era Royce Gracie y su arte marcial el Gracie Jiu-Jitsu.

A partir de aquí uno comienza a investigar y descubre el increíble mundo del vale-tudo, que nace en Brasil de la mano de Hélio Gracie, y poco a poco debido a la contundente eficacia de su arte se va expandiendo por todo el mundo.

El vale-tudo que hoy en día conocemos es una evolución lógica de estos primeros esbozos, ha mejorado, se ha perfeccionado. Sus reglas y sus técnicas han sufrido una criba para poder adaptarse a los tiempos modernos, al deporte.

En el vale-tudo SÍ hay reglas, y son las mismas reglas que en la mayoría de AAMM. En vale-tudo por paradójico que pueda resultar, se protege la integridad del luchador por encima de todas las cosas. Por poner un ejemplo, en ningún evento profesional se permiten golpes a la nuca, cabezazos, etc…Se trata de un duelo entre dos luchadores en el que prima su preparación y su condición física, no se premia la violencia ni la sangre, se prima la técnica y el talento. Allí donde la mayoría de gente puede ver una “lucha callejera” los practicantes o amantes de este deporte vemos una estrategia, donde hay un luchador que domina todas las distancias y ha sido entrenado en disciplinas de combate olímpicas como pueden ser el judo, la lucha libre olímpica y el boxeo.

Hoy en día existen más de 400 eventos diferentes de vale-tudo por todo el mundo; pero los dos más importantes son el UFC (E.E.U.U.) y el Pride (Japón). Se trata de organizaciones profesionales donde los luchadores son tratados como lo que son: deportistas. Se les paga bolsas millonarias, se realizan ruedas de prensa, campañas de publicidad, entrevistas en televisión… El vale-tudo en estos países no solo se puede ver por la TV, sino que comparte cartel en canales de pago con el resto de eventos deportivos: NBA, NFL, boxeo…Pero España no es E.E.U.U. ni Japón, aquí aún estamos empezando.

En Japón el vale-tudo no sólo es aceptado, sino que se trata de un deporte de culto, donde multitud de personalidades de la vida social, política y deportiva se dan cita para poder ver en primera fila a los mejores luchadores del mundo. En E.E.U.U. actores, modelos, deportistas, etc., acuden constantemente a estos eventos y se declaran incondicionales de muchos de los luchadores (Shaquille O´Neal, Cindy Crawford, Nicholas Cage, Juliette Lewis…).

Hemos de ser conscientes que en muchos casos las informaciones ofrecidas por nuestros medios no es tratada con la imparcialidad que debería, y así esa máxima de algunos periodistas sensacionalistas de “no dejes que la verdad te estropee una buena noticia” es explotada hasta la saciedad. Hemos de mostrarnos más críticos con algunas de las informaciones que nos llegan y no podemos asimilar como correcto todo lo que se nos ofrezca sin contrastarlo.

A lo largo de esta semana, a los practicantes de vale-tudo se nos ha tachado de racistas, violentos, incultos e incluso animales gracias a un reportaje emitido por la cadena Tele-5 el lunes 31 de enero de 2005.

Con respecto a esta situación me gustaría aclarar que:

Particularizando sobre la Academia Alianza:

- Un equipo de vale-tudo lo componen un conjunto de personas de diferentes niveles sociales, económicos y culturales; con diferentes ideales políticos o religiosos. A cualquier integrante de éste se le exigen unas reglas de comportamiento y conducta durante los entrenamientos y en su relación con el resto de componentes del equipo, independientemente de los supuestos referidos al comienzo del punto. En este reportaje emitido el pasado lunes y donde se cuestionaba el buen nombre de la Academia Alianza y de algunos de sus luchadores, tratándolos de racistas; se omitió deliberadamente el hecho de que en esta academia entrenan luchadores de raza negra, rusos, brasileños, árabes…y decir aún más, el organizador del evento que el reportaje menciona es árabe también. Curioso, ¿no?

- Un luchador no es responsable de las actuaciones o de la organización de un evento, es simplemente un participante de éste y no tiene relación con el desarrollo u organización del mismo.

- En el evento “Spain Vale Tudo” organizado en Mislata en verano de 2004, existían unas reglas y absolutamente todos los luchadores eran conscientes y estaban completamente de acuerdo con éstas.

- La academia no tiene responsabilidad alguna de la asistencia de menores al evento.

Con respecto al vale-tudo en general:

- Sólo existe una muerte en los más de 40 años de historia, la de Douglas Dedge, de 31 años de edad, el cual a pesar de haber sufrido repetidos desmayos durante los entrenamientos los días previos al evento y haciendo caso omiso al consejo del médico de la organización para que no participara en el evento, subió por su propia cuenta y riesgo al ring. El utilizar este hecho como arma arrojadiza hacia el deporte y sus practicantes es completamente absurdo e ilógico ya que en cualquier deporte mueren al año más deportistas por causas físicas derivadas de su práctica que en toda la historia del vale-tudo

- Los árbitros de vale-tudo no sólo tienen la responsabilidad sino también la obligación de detener el combate en el preciso momento que alguno de los luchadores dé signos de abandonar, o bien de no poder repeler alguna de las técnicas que se le están aplicando en ese momento (la figura del K.O. técnico, muy frecuente en boxeo).

En referencia al reportaje:

- El famoso reportaje de cámara oculta, no es sino una burda manipulación de la verdad. Si bien no estaba permitido el acceso con cámaras al recinto, esto obedece a razones claramente comerciales. A pesar de esto, las medidas tomadas en este aspecto no fueron particularmente rigurosas y a lo largo del evento se ve gran cantidad de gente haciendo fotos y grabando vídeos. ¡Qué gran labor de investigación la de colarse en un evento donde El Corte Inglés vende las entradas! A este particular comentar que algunas de las imágenes supuestamente tomadas de sobornos para acceder con material de grabación al recinto son un claro montaje. Periodismo de investigación hubiera sido grabar una de esas supuestas “peleas clandestinas” a las que la periodista hace referencia y que veladamente relaciona con la práctica del vale-tudo; pero claro, eso lo hacen periodistas de verdad. Es más fácil ir al Corte Inglés.

- Es claramente calumniante el hecho de que la fuente médica consultada, sin conocimiento alguno de la práctica real de este deporte y la preparación física de los luchadores mencione la utilización de sustancias ilegales sin ningún tipo de prueba que refuerce y dé credibilidad a su argumento. Y más todavía, cuando existen pruebas reales de deportistas de otras disciplinas que sí usan estas sustancias ilegales. ¿Es legal afirmar esto sin pruebas médicas que lo confirmen?

- Las declaraciones de los diferentes representantes de Federaciones y Asociaciones deportivas no dejan de ser igual de válidas que la opinión de cualquier persona. De hecho, gran cantidad de deportistas de talla olímpica están compitiendo en este momento en Japón y E.E.U.U. en diferentes eventos de vale-tudo: Randy Couture, Hidehiko Yoshida, Rulond Gardner…Recientemente, el presidente de la federación internacional ha aparecido en el último evento del Pride anunciando un acuerdo con esta organización para permitir y potenciar que aquellos luchadores que deseen competir en vale-tudo puedan hacerlo sin ningún tipo de problema y la mayor cantidad de facilidades posible.

- Se ha insinuado constantemente en el citado reportaje que el vale-tudo es una práctica ilegal, o al menos es el efecto que ha causado en parte de la sociedad. Como practicantes no podemos sino expresar nuestra hilaridad ante este trabajo manipulado con una información sin contrastar; pero lo que sí nos preocupa es la imagen que se ha querido dar del deporte que practicamos, que en ningún caso es ilegal y cuenta con una federación en España llamada F.I.D.A.M. (Federación Internacional de Artes Marciales), y esperamos que el día de mañana existan más, donde los deportistas que compiten están asegurados con el convenio de la Mutualidad General Deportiva, que es exactamente el mismo que el de las federaciones del Consejo Superior de Deportes. Añadir, además, que todos los luchadores tuvieron su correspondiente reconocimiento médico, seguro y unidad médica a su disposición en caso de lesión.

- Con respecto a la nomenclatura, todo el mundo sabrá que viene del portugués “vale todo”, definiendo lo que en teoría es una pelea callejera. De la definición a la práctica hay una gran diferencia por la evolución que este deporte ha sufrido con el paso del tiempo (en pro de la integridad de los practicantes). Esta voz se usa en España concretamente por defecto, ya que es de origen brasileño y como tal se conserva el nombre. Creemos firmemente que se ha puesto el grito en el cielo sin necesidad alguna, ya que por ejemplo en E.E.U.U. también se le denomina “MMA” (artes marciales mixtas, en inglés); y si en lugar de darle su nombre original lo llamáramos con un nombre similar al que usan los americanos no existiría tal polémica.

Por último, decir que es vergonzoso el hecho de que se origine una trifulca en un ring, y más vergonzoso todavía lo es que sea un luchador del propio evento el que tome parte en ella, por eso se hace autocrítica y se ponen medios para que estas situaciones no vuelvan a suceder. El equipo Alianza ha sido consciente de ello y también se tomaron medidas en los días posteriores al evento. Pero igual de vergonzoso es generalizar e incluir en el mismo saco a todos los luchadores del evento, e incluso practicantes de vale-tudo (o MMA, como lo quieran llamar) en general. Por eso consideramos que se ha faltado al respeto a un colectivo de personas que diariamente salen de su trabajo o clases para entrenar en los gimnasios o academias de su ciudad con la misma ilusión de superarse que pueda tener cualquier deportista de otra disciplina, y como tales merecemos ser tratados con respeto y objetividad. Y que la crítica venga de una información contrastada; no de una burda manipulación disfrazada de “reportaje-denuncia”.

¿Por qué no se nos permitió derecho a réplica?
¿Por qué este equipo de T5 se presentó en la academia Alianza sin explicar de dónde y a qué venían, mintiendo sobre la finalidad del reportaje?
¿Qué credibilidad tiene una periodista que a los 5 minutos de presentar su trabajo como abanderada de la moral y la ética, está tocando el miembro de uno de los compañeros de plató o manteniendo conversaciones soeces sobre los dedos que utiliza para introducírselos por el ano?
¿Es esto realmente periodismo?