Logo Hispagimnasios

Hispagimnasios.com

El portal del fitness y las artes marciales

LAS 8 RAZONES MAS COMUNES QUE IMPIDEN PERDER GRASA

Por Ivana Raschia
Licenciada en Nutrición
Artículo cortesía de contarcalorias.com


Perder Grasa

Son muchas las personas que van al gimnasio para reducir su porcentaje de grasa corporal, pero no todo el mundo tiene éxito. A pesar de seguir las rutinas de entrenamiento no ven un resultado en su composición corporal. Por qué sucede esto? Estas son las 8 razones más comunes por las que no se desciende grasa corporal:

Comer demasiado

Esto parece un error obvio, pero mucha gente realmente no sabe la cantidad de calorías que está comiendo. Por ejemplo, pedir una ensalada puede parecer una opción saludable, pero es posible consumir una ensalada de más de 300 calorías sin siquiera darnos cuenta. Las salsas, aderezos y los aceites tienen calorías que pueden pasar desapercibidas. Si consumes alimentos fuera de tu hogar, entonces este error es más probable aún ya que las porciones que se venden en los restaurantes (incluso los vegetarianos) tienden a ser más grandes. Generalmente se dice que el proceso de pérdida de peso es fácil y que consiste en comer menos calorías de las que se gasta durante el día. Pero el cuerpo humano no es una calculadora. El tipo de calorías que consumimos también influye en nuestro metabolismo. Por eso, se necesita la combinación correcta de proteínas, carbohidratos y grasas saludables para construir músculo y quemar grasa. Para la mayoría de la gente, una proporción 40/40/20 funciona muy bien. Si el 40 por ciento de las calorías proviene de los carbohidratos, 40 por ciento de proteínas y 20 por ciento de la grasa, el entorno metabólico estará listo para un cambio positivo.

No consumir suficiente proteína

La proteína hace más que construir y reparar el tejido muscular. La proteína aumenta la saciedad en las comidas, que puede ayudarte a sentir menos hambre y por lo tanto comer menos durante el día. Las dietas altas en proteínas también tienen resultados positivos sobre los lípidos de la sangre, los niveles de glucosa, y la proporción grasa/músculo. Sin embargo, esto no significa que verás resultados rápidos con sólo añadir algunos batidos proteicos a tu dieta. La pérdida de grasa requiere dedicación constante al plan de nutrición adecuado para tus objetivos. Elige alimentos ricos en proteínas en cada comida, especialmente en reemplazo de carbohidratos refinados y verás los resultados con el tiempo mayor.

Beber demasiado

El único líquido que su cuerpo realmente necesita es agua. Claro que puedes tomar café, té, y, a veces leche, pero un flujo constante de bebidas con aditivos o azúcar puede socavar la pérdida de grasa. Nuestro cuerpo no puede utilizar las moléculas de agua cuando están asociadas a los azúcares o al sodio. Además, las bebidas deportivas pueden aportar fácilmente cerca de 300 calorías. Si bebes un adicional de 300 calorías cada mañana, la pérdida de grasa puede volverse bastante difícil. Sólo en caso de deportes extenuantes o de larga duración, será necesario agregar una bebida deportiva. Las bebidas alcohólicas son generalmente altas en calorías que nuestro cuerpo almacena como grasa. El alcohol no permite que las grasas se oxiden, así que evita las bebidas alcohólicas.

Entranar para perder grasa

Pensar que los alimentos saludables no tienen tantas calorías

No importa qué tan saludable un alimento en particular pueda ser, si comes demasiado, será difícil perder grasa. Por supuesto que es importante comer alimentos integrales, pero comer en exceso alimentos orgánicos, no refinados, es igual comer en exceso. Dos buenos ejemplos de alimentos saludables con gran cantidad de calorías son los frutos secos y las semillas. Las grasas insaturadas, micronutrientes y fitoquímicos hallados en estos "súper alimentos" son maravillosos para tu salud, pero las calorías que contienen pueden ser excesivas. Esto no significa que debas evitarlos, sino que, al momento de tomar algunas almendras para picar, no comas varios puñados. Limitate a unas 10 almendras. Aunque la grasa de las almendras es buena, es mejor llenar tu dieta con alimentos densos en micronutrientes y bajos en calorías, como los vegetales verdes..

No entrenar con la intensidad adecuada

Los principiantes deben comenzar lentamente. Sin embargo, a medida que te acostumbras a las pesas, las máquinas y la atmósfera del gimnasio, es importante establecer nuevas metas y llevar tu metabolismo a otro nivel realizando más esfuerzo. De lo contrario, es probable que entres en una meseta. Es muy común que las mujeres eviten aumentar la carga en el ejercicio de fuerza porque piensan que van a desarrollar más músculo. Esto es un mito. Si la pérdida de grasa es tu meta, es necesario crear una demanda de energía extrema para que el cuerpo pueda cambiar. El levantamiento de pesas de carga ligera día tras día o mantenerse en la misma carga no ayudará a lograr el objetivo.

Realizar demasiados ejercicios aeróbicos de baja intensidad

El cardio no es lo mismo que el entrenamiento de fuerza. La clave para que este tipo de entrenamiento funcione es incorporar ejercicios que trabajen los grandes grupos musculares, junto con períodos de máxima intensidad para aumentar la quema de grasa. Para ello también es fundamental realizar un período de descanso adecuado. De esta manera, el sistema cardiovascular se ve forzado a aumentar la resistencia, a la vez que el sistema muscular se fortalece.

Estrés

El estrés es como un asesino silencioso. Cuando te estresas, tu cuerpo produce cortisol en exceso. Los niveles de cortisol crónicamente elevados pueden ser los responsable de un mayor almacenamiento de grasa corporal y otras consecuencias negativas. Incluso si tu dieta y entrenamiento son perfectos, el estrés puede impedir el logro de las metas de pérdida de grasa .
La aplicación de técnicas de relajación pueden tener un gran impacto en tu físico y en la salud en general. Trata de realizar ejercicios de yoga, tomar un baño, leer un libro, ver una película, o invertir en 10-15 minutos de meditación simple.

No dormir lo suficiente

Al igual que el estrés, la falta de sueño eleva el cortisol, dificultando la pérdida de grasa. Cuando dormimos poco, la sensibilidad a la insulina también disminuye. Combinados, estos problemas crean un entorno menos óptimo para la pérdida de grasa. Para lograr tus metas de fitness, prioriza el sueño. No pretendas dormir poco o nada y al otro día que tu cuerpo responda positivamente. Son necesarias 8 horas de sueño en la noche. Limita el uso de dispositivos electrónicos antes de acostarte y no tomes bebidas con cafeína ya que ambos son estimulantes del sistema nervioso y pueden interferir con tu patrón de sueño regular.