Logo Hispagimnasios

Hispagimnasios.com

El portal del fitness y las artes marciales

ARTES MARCIALES Y DEFENSA PERSONAL: MITOS

Profesor Honorio Cuenca
3º Dan de Judo
Licenciado en Seguridad Pública
Miembro de fuerza Policial NacionalAntonio Rivas Gonzálvez


Una mentira que está siendo promocionada es aquella que dice que el entrenamiento de artes marciales con orientaciones deportivas ES entrenamiento para la defensa personal. Esta mentira sea vuelto tan endémica que es aceptada como "verdad" -- esto es hasta que terminas sangrando o arrestado porque descubriste por mano propia que no son la misma cosa.

¿Son las Artes marciales Defensa Personal?

La respuesta corta es 'no'

Aunque lo que aprendas ahí puede ser utilizado como defensa personal. Las artes marciales no son sinónimo de defensa personal. Para ser honestos, cuando de hablamos de enseñar las realidades de permanecer a salvo en un ambiente urbano moderno, la mayoría de las artes marciales apestan -- especialmente aquellas escuelas que caen bajo lo que conocemos como Mc Dojos. Tu seguridad personal estaría mucho mejor resguardada si entendieras de criminología, seguridad hogareña y evadiendo comportamientos riesgosos a ser capaz de romper una madera con tu dedo gordo del pie.

Sin embargo, constantemente nos preguntan qué tipo de arte marcial una persona debería aprender para saber sobre defensa personal.

Defensa personal... si estas buscando entrenamiento sobre defensa personal, sábelo ahora mismo, la mayoría de las escuelas de artes marciales no pueden ofrecerte lo que estas buscando. Esto es debido a tres problemas interrelacionados.

Uno, violencia (y no solo asumas que sabes lo que la palabra significa) viene en diferentes niveles y por variadas razones.

La violencia puede variar:

* De una discusión verbal en tono elevado,
* De una amenaza que escala a contacto físico,
* a una discusión que escala a contacto físico,
* a una cita que termina en una violación,
* a tener que discutir con un amigo quilombero que encima esta borracho,
* a una pelea,
* a un robo,
* a alguien tratando específicamente de matarte,
* a verte metido en un balancero,
* a un oficial de un equipo comando haciendo una entrada de alto riesgo en una habitación y teniendo que disparar a sospechosos armados,
* Y así podríamos seguir toda la noche.

Lo listado anterior mente es todo violencia en sí. Y todos estos tienen diferentes condiciones, diferentes soluciones y presentan diferentes problemáticas.

Como tal, las situaciones requieren diferentes niveles de respuesta.

Dos, como la violencia es tan variada, también tiene que serlo la defensa personal. Esto se debe a que lo que funciona en una situación no tiene por qué funcionar para otra situación necesariamente.

Por si esto fuera poco, la defensa personal es un problema mucho más complejo que tan solo destreza física. Sentido común, elecciones de vida, ciertos hábitos y buenos modales funcionarían mejor para asegurar tu seguridad personal que cualquier estilo de pelea. Esto es algo que quizás no te será dicho por un Instructor que te promociona su arte marcial como defensa personal cuando está tratando de que firmes un contrato con ellos (algunos lugares lo hacen, por suerte los menos y solo en algunos países).

Tres, las artes marciales se basan en el entrenamiento de las mismas, pero la mayoría de las personas confunden entrenamiento por educación. Hay una GRAN diferencia.

La educación es una introducción generalizada a varios problemas. En cambio el entrenamiento -- por su naturaleza -- solo se focaliza a condiciones y problemas específicos.

Por ejemplo, el entrenamiento en entradas de alto riesgo que recibió el oficial del grupo de comando no le va a ayudar a controlar a un borracho en un bar. Más allá de eso, las condiciones bajo las cuales está operando no son las mismas que tus necesidades y preocupaciones. Por consiguiente, su entrenamiento no va a servir para tus necesidades de defensa personal. Tampoco va a servir el entrenamiento que te es útil a ti para aquel oficial.

La defensa personal es una problemática que requiere educación Y entrenamiento.

Aprenderás cosas bastante específicas en las artes marciales, sin embargo, eso no significa que estés preparado para manejar todas aquellas situaciones que describimos arriba.

Aquí es cuando la educación se convierte en un problema. Empezando por el hecho de que necesitas ser educado acerca de lo que la defensa personal es y no es.

Cuando decimos que las técnicas de las artes marciales pueden ser usadas para la defensa personal, las mismas pueden también ser usadas como formas de asalto, peleas e incluso asesinatos. Es cómo las técnicas son utilizadas y en qué circunstancias lo que dicta si son defensa personal o violencia ilegal.

Desafortunadamente, así no es como las artes marciales son comercializadas. Te dirán que estas son un comercio para todas tus necesidades de defensa personal. Ellos sostienen que su entrenamiento abarca todo.

Mucha gente cree que las artes marciales son luchas. Los artistas marciales insisten "las artes marciales no son puramente peleas".

Ellos dicen tal cosa porque la sociedad popularmente dice o piensa "pelearse es malo, ¿defensa personal? Bueno, eso está bien". De manera de permanecer en el negocio, sin importar QUE enseña la escuela ellos van a comercializarla como defensa personal. No solo hay una GRAN diferencia entre pelear y la defensa personal, sino que hay una gran diferencia entre las artes marciales y la defensa personal.

Desafortunadamente, lo que la mayoría de las escuelas enseña es de hecho, basado en pelear.

¿Entonces qué es la defensa personal?

La gente siempre habla acerca de como las artes marciales son buenas para la defensa personal, pero la mayoría de las veces están usando el término de forma inapropiada. No es solo que están pensando de las artes marciales en un contexto limitado (usualmente basándose en su limitada experiencia personal), sino que el hecho es que el término ha sido deliberadamente mal interpretado y comercializado. De lo que ellos están hablando cuando utilizan este término es de algo completamente diferente a la defensa personal.

De lo que ellos usualmente hablan es acerca de pelear o de comportamiento agresivo. Deberían saber que nosotros tenemos una definición radicalmente distinta de defensa personal que de cómo la mayoría de las personas utilizan el término. Sorprendentemente la nuestra se basa en:

Defensa, defensa personal - Una defensa a determinados cargos penales relacionados con el uso de la fuerza (ejemplo: un asesinato). El uso de la fuerza está justificado cuando una persona racionalmente cree que esto es necesario para su propia defensa o la de un prójimo contra el uso inmediato de la fuerza ilegal. Sin embargo, una persona debe usar no más fuerza de aquella que le parezca razonablemente necesaria en esa circunstancia. La fuerza que pueda causar la muerte o grandes daños en el cuerpo es justificada en la defensa personal solo si una persona racionalmente cree que tal fuerza es necesaria para prevenir la muerte o graves daños físicos.

Por extraño que parezca, esas son más o menos las guías legales también. Si, variará de estado a estado, país a país, pero esa es la idea general. Tengan en cuenta que no es una carta blanca; hay todo tipos de chequeos y balances acerca de cuanta fuerza puedes usar para "defenderte". Específicamente: Los que puedes realmente y legalmente hacer cuando sos agredido físicamente sin provocación previa.

La última oración puede parecer simple, pero es una pendiente muy resbaladiza. Muchos artistas marciales quienes fueron arrestados por "defenderse" han sufrido tales problemáticas. La verdad es, la razón por la que fueron arrestados es porque mientras ellos pensaban lo que habían hecho había sido defensa personal, no lo era.

La defensa personal es un término legalmente definido y corresponde a ustedes el cumplir tales normas con su comportamiento, no crear tus propias normas y llamarlo defensa personal como muchos lo hacen. Sin embargo, esto no es lo que vas a escuchar de parte de un instructor que hizo firmes un contrato con su escuela.

Pero date cuenta que cuando hablamos de defensa personal, no estamos refiriendo a un pequeño aspecto de una estrategia de seguridad personal mucho más amplia. Una estrategia sobre la defensa personal que es un pequeño subconjunto de una foto más grande. En el mejor de los casos, vemos a la defensa personal física como control de daños. Y él no control de daños es tan bueno como no verte envuelto en la situación en primer caso.

Por desgracia, lo que las artes marciales enseñan como defensa personal no es solo control de daños, pero una cuestionable eficacia en ello.

¿Siquiera funcionan?

No solo el tema de la defensa personal implica mucho más que movimiento físico, sino que -- en la gran mayoría de los casos -- los movimientos físicos que se enseñan en estas escuelas han sido depurados para la seguridad en competiciones deportivas.

Y si, la mayoría de las artes marciales se han vuelto deportes marciales -- sin importar qué historia de combate o uso de la defensa personal digan poseer -- Por desgracia, como hay una gran diferencia entre pelear y defenderse, hay también una gran diferencia entre peleas deportivas y movimientos de defensa.

Reconozcamos que los movimientos deportivos están diseñador para dos cosas:

1) Para asegurarse de la seguridad de los participantes.
2) Para extender el encuentro para el entretenimiento de la audiencia.

Con esto NO queremos decir que estos movimientos no sean poderosos. Lo son, pero de la misma forma hay un factor de seguridad. Lo que estamos diciendo es que los tipos de movimientos realizados en competiciones deportivas no están diseñados para crear la física que crea un dalo inmediato a otro ser humano. Con esto no estamos hablando de infligir dolor. Estamos hablando acerca de romper algo en el atacante para finalizar el ataque. Las peleas deportivas operan bajo la idea de la victoria colectiva -- ya se trate de daños colectivos o puntos - Es decir, ataques múltiples. Los puntos de combate -- donde cada golpe vale puntos -- son una carrera para ver quién puede obtener la mayor cantidad de puntos en un tiempo limitado o una carrera hacia una cantidad de puntos

Una vez más traemos la idea de que la persona promedio esta en lo correcto acerca de lo que cree que son las artes marciales, haz este examen... Imagina a los participantes de uno de estos eventos deportivos. Primero ponlos con ropa normal. Segundo, saca el evento fuera del ring y localízalo en las afueras del último bar en el que estuviste

Entonces pregúntate a ti mismo... ¿es eso defensa personal o pelear?

Hazlo pensando exactamente lo que las cámaras de seguridad, testigos, el fiscal, el juez y el jurado van a ver. Sobre todo, esa es la pregunta, aquellas otras personas van a estar preguntando cuando vean el video de tu persona utilizando tu entrenamiento en artes marciales.

Nuestra norma para una estrategia de defensa personal efectiva es aquella que te saque del peligro en tres movimientos o menos (menos de 5 segundos es otra forma de mirarla). Si no puede hacer eso (o no me enseña eso) entonces es un estilo deportivo que alguien está tratando de venderme como defensa personal.

Existen todavía escuelas de artes marciales que enseñen movimientos efectivos? Movimientos con los que puedes defenderte? Si. Pero incluso aún, posiblemente tales enseñanzas no cubrirían los aspectos legales y los aspectos psicológicos de la defensa personal. Encontrar estas escuelas puede ser difícil.

¿Estas desamparado? Al leer todo esto puedes pensar

A) Las artes marciales son inservibles
B) Estamos en contra del entrenamiento de artes marciales

Nada podría estar más alejado de la verdad. El hecho es que CUALQUIER estilo de arte marcial puede ser utilizado para la defensa personal.

Esto es si tu idea de defensa personal es bloquear y sacarte a vos mismo del peligro. Es cuando empiezas a tratar de hacerlas funcionar con otros objetivos cuando las cosas empiezan a deteriorarse. Esto es especialmente verdadero si tu empiezas a llamar aquellas otras cosas "defensa personal" (tales como las peleas)

Recomendamos que la gente posea algún tipo de entrenamiento físico? Bueno, no es una mala idea. Es como tener cables de arranque, una rueda de auxilio y un gato en tu auto es una buena idea. Ojala nunca la necesites, pero por si a caso. Pero para obtener este entrenamiento tú no tienes que firmar por un contrato de tres años o empeñar todos tus bienes materiales para poder pagar la cuota o los materiales. Puedes obtener algo de entrenamiento en pequeñas dosis y cuando son combinados con tus estrategas de seguridad personal es por lo general suficiente para mantenerte a salvo.

En cuanto a estudiar artes marciales se refiere tenemos un dicho: La gente viene a las artes marciales en busca de la defensa personal. Ellos se quedan por muchas otras razones. Si estas buscando por otras cosas en tu vida, entonces quizás las artes marciales valgan la pena ser investigadas. Pero no vamos a decirte que las artes marciales estás hechas para todos, porque no lo están. Pero para aquellos que obtienen algo de ellas, las artes marciales son espectaculares.

Sin embargo, si solo estas interesado en aprender defensa personal, entonces guarda tu dinero porque el estudio a largo plazo no es lo que estas buscando. De hecho, la mayoría de las personas con las que hablamos que dejaron las artes marciales nos dicen que fue porque se sentían decepcionados con lo que les era enseñado... Porque, aunque les habían dicho lo que era, no se les enseñaba lo que ellos habían venido a aprender.

Por el contrario, no hay ningún seminario de fin de semana que pueda enseñarte todo lo que puedas necesitar. Sin importar cuán interesantes esos programas puedan parecer, los atajos que parecen responder a todos tus miedos sobre la defensa personal son otra forma de desinformación peligrosa.

Mientras hay muchos beneficios a ser ganados del estudio de las artes marciales, desafortunadamente, debido al comercio, la defensa personal realmente no es uno de ellos. Cuando se trata de eso, las habilidades físicas son solo una pequeña parte de tu estrategia global.

Gracias por tu tiempo.

Profesor Honorio Cuenca
3º Dan de Judo
Licenciado en Seguridad Pública
Miembro de fuerza Policial Nacional