EJERCICIOS INADECUADOS Y ENGAÑOSOS IV

Por Quim Lluciá
Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4

Puede hablar con el autor en El Consultorio de Quim Llucià

En esta ocasión voy a analizar un ejercicio que también ha vuelto con fuerza y que pretende sumarse al repertorio “clásico” de ejercicios destinados a trabajar la región abdominal. Y digo “ha vuelto” porque hace más de 40 años que lo conozco por haberlo visto en alguna revista de culturismo de la época y por haber presenciado su realización en alguna clase de aquellas que se llamaban de “mantenimiento” y que vino a substituir a la clásica gimnasia Sueca que se hacía en los gimnasios. El artilugio que se utiliza para poder realizar este ejercicio es uno más de los muchos que se anunciaban en las revistas de culturismo y que como todos esos aparatos de uso casero pensado para un tipo de público que no acudía a los gimnasios a entrenar y quería lucir un cuerpo atlético, no tardó muchos años en caer en el olvido. No creáis que la fórmula “tele-tienda” es nueva. Lo único que ha cambiado es que antes, todos esos aparatos inútiles se anunciaban en las revistas y ahora se anuncian en los medios de telecomunicación.

Me vienen a la memoria los famosos muelles extensibles, la barra que tenía un muelle en la parte central y que se doblaba por la mitad (hay fotos de Arnold promocionándola) los muelles para fortalecer los antebrazos y el agarre de manos, un soporte para hacer Curl con barra que se sujetaba con una correa por detrás del cuello y se situaba sobre la cintura y fijaba los codos como si fuera un Curl Scott y por supuesto la rueda para abdominales. Nunca dejará de asombrarme la facilidad con la que los vendedores de humo encuentran gente dispuesta a gastar su dinero en cosas que no sirven para nada más que llenar los bolsillos de los fabricantes y los vendedores. Pero claro, basta con que convenzan a unos cuantos deportistas de élite (por un módico precio) para que se hagan fotos y vídeos usando estos aparatos y de inmediato toda una masa de ansiosos y crédulos consumidores hará cola para comprarlos. Ocurre con la ropa, el maquillaje, los tatuajes, los suplementos, el peinado y ¿por qué no tendría que ocurrir con los ejercicios? Pues no tendría que ocurrir.

 

 

De hecho, esto solo pasa en nuestro deporte. ¿Por qué será? Bien, entrando en materia diré que este ejercicio tiene un hermano casi gemelo que recibe el nombre de plancha abdominal.

Consiste en colocarse en posición de tendido prono utilizando un apoyo de pies y antebrazos con el fin de mantener el cuerpo lo más recto posible sobre la horizontal. Este ejercicio también se publicita como excelente para trabajar los músculos abdominales. El siguiente paso en la evolución de este ejercicio es realizar un movimiento de flexo-extensión de las caderas y las articulaciones escapulo-humerales apoyando las rodillas o únicamente los pies, en el suelo, con el fin de aumentar la dificultad y el esfuerzo.

Para poder enjuiciar objetivamente este ejercicio he visionado algunos vídeos en YouTube y he analizado la información que se vierte en ellos no fuera que se me pudiera escapar algún detalle procedente de los nuevos “gurús” del hierro. He de decir que una vez más, observo que los expertos en ejercicio físico o teoría del entrenamiento ofrecen información cierta, pero poco relacionada con el culturismo. Y los expertos en culturismo adolecen de la preparación suficiente para poder fundamentar sus propuestas en base a la biomecánica o la teoría del entrenamiento.

En uno de los vídeos que he analizado, se afirma que el entrenamiento de lo que ahora se llama “core” (una de las muchas palabrejas que odio) es fundamental para evitar o prevenir lesiones y como parte de una preparación física adaptada a la práctica deportiva. Perfecto. Se afirma que en la práctica deportiva, no se realizan movimientos que reproduzcan el modelo biomecánico que se observa durante la realización de los ejercicios clásicos de abdominales. Perfecto. Pero ¿qué tiene que ver eso con el culturismo? Otro detalle que no puede faltar cuando se trata de justificar o dar veracidad a una hipótesis es el de los consabidos estudios científicos. Así pues, mediante estos estudios se comparan los diferentes ejercicios que afectan a la musculatura de la faja abdominal y ¡oh sorpresa! resulta que el ejercicio que activa más el recto abdominal es el ejercicio realizado con la rueda. Por si eso fuera poco, los estudios también demuestran que el riesgo de sufrir lesiones en la columna es mucho menor. Me pregunto qué tipo de Compañías sufragan estos estudios. Bien, era una pregunta retórica.

 

 

 

Y ahora analicemos el movimiento y veamos que músculos se implican con el fin de determinar si es un ejercicio adecuado para trabajar eficientemente la musculatura de la faja abdominal y más concretamente el recto abdominal, o no. Si tenéis conocimientos básicos de anatomía, no tendréis ninguna dificultad en identificar los músculos que se implican en este movimiento. En primer lugar y a medida que efectuamos la flexión de los hombros, los músculos que asumirán el trabajo en fase excéntrica son: porción larga del tríceps, redondo mayor, recto anterior de los cuádriceps y psoas-ilíaco. ¿Y el recto abdominal? Pues actúa como fijador de la columna lumbar para evitar que se acentúe la lordosis lumbar. No hay acercamiento del tórax al pubis. En consecuencia, la tensión que mantiene dicho músculo es isométrica. ¿Hacéis isométricos para hipertrofiar vuestros músculos? Una vez alcanzado el punto final de la fase negativa, se tensan los mismos músculos para efectuar la fase concéntrica. También aumenta la tensión isométrica en el recto abdominal, pero en ningún caso se produce acortamiento y en consecuencia no podemos hablar de tensión isotónica.

Y ahora, dadle la vuelta a las fotografías y fijaos, únicamente, en el movimiento de los brazos. ¿No os recuerda a un famoso ejercicio que muchos practicantes realizan con la sana intención de trabajar los pectorales o los dorsales? Sí. Es un Pullower (repasad el artículo donde explico qué músculos trabajan en este ejercicio). Ahora fijaos en el movimiento de las piernas. ¿No os recuerda al ejercicio de Elevaciones de piernas en tabla, pero mal hecho? Por mal hecho debe entenderse que el movimiento se limita a elevar y descender las piernas en base a una flexo-extensión de cadera sin que se produzca la necesaria elevación de la misma para que haya acortamiento del recto abdominal. ¿Cuántas veces habéis corregido ese movimiento en el gimnasio por ser, no ya incorrecto, sino perjudicial para la columna lumbar? ¿Cuántas veces habéis escuchado a algún practicante quejarse de dolor en la zona lumbar al realizar ese movimiento inadecuado?

Ahora juntad los dos movimientos y ya tenéis un pequeño desastre más que añadir a los muchos que se ven en las salas de entrenamiento. Para finalizar, dos pequeños detalles que quizás os puedan interesar, como entrenadores que se preocupan, no solo por la condición física o el aspecto de sus alumnos o clientes, sino también por la salud de sus estructuras anatómicas. El músculo motor primario de la flexión de la cadera es el psoas-iliaco y su excesiva tonificación provocará un acortamiento del mismo y en consecuencia, un notable aumento de la tensión sobre la columna lumbar y una acentuación de la lordosis lumbar. La tensión que se genera en la cara interna de los codos cuando éstos se orientan hacia el exterior durante la realización del movimiento, somete a los músculos y tendones que se insertan en la epitróclea a una tensión potencialmente dañina ¿Habéis oído hablar de la epitrocleitis o “codo de golfista “? O sea, que estamos ante un ejercicio que desde el punto de vista culturista, es inadecuado y encima potencialmente dañino para la columna lumbar y los codos. Vamos, que lo tiene todo.

Pulse aquí para ir a la parte anterior del artículo: Parte 3

 

Quim Lluciá es Licenciado en Educación Física y Deportes, Diplomado en Quiromasaje, Diplomado en Masaje Deportivo, Maestro de Culturismo, Entrenador Personal y de Deportistas de Competición, Autor del libro “Musculación” Editado por la Editorial Martínez Roca en el año 2001, ha sido Miembro del Comité Científico-Deportivo de los Laboratorios BIOIBÉRICA, así como ponente en numerosos seminarios y conferencias.