Logo Hispagimnasios

Hispagimnasios.com

El portal del fitness y las artes marciales

LAS ARTES MARCIALES VISTAS COMO LENGUAJES

Por Lucía Bartolomé
Artículo cortesía de KenpoMachine


1. Aprendiendo el alfabeto/movimientos básicos

2. Aprendiendo un lenguaje/arte marcial

3. Programas/sistemas y asociaciones

4. Dialectos/estilos

5. Acentos/maestros

6. Expresión: escribir/crear

7. Buscando y evolucionando

8. ¿Qué arte marcial es mejor?


Una de las comparaciones más frecuentes que se usan cuando se habla de aprender un arte marcial, kenpo en mi caso, es la de aprendere a leer. Mientras discutía de esto con un amigo y como pueds empezar a ser creativo antes de dominarla, me di cuenta de lo inexacto de dicha afirmación.

Al pensar en ello en detalle, se ve fácilmente que tienes que conocer la base del lenguaje antes de que puedas si quiera pensar en empezar a leer (que no es lo mismo que entender). Si, tienes que aprender el nombre de las letras, las grafías y como suenan cuando están una al lado de otra. Pero ya conoces de antemano el lenguaje y el significado de las palabras y la gramática básica. Lo puedes ver en los analfabetos y los niños pequeños. Saben el idioma y pueden comunicarse, probablemente no tan eficientemente como los estudiantes universitarios, pero es un hecho que conocen partes del sistema lo suficientemente bien.

Así que ahora estamos de acuerdo en que aprender un arte marcial no es lo mismo que aprender a leer. Entonces, ¿porque seguimos comparándolo con palabras, párrafos, frases, etc? La respuesta es, porque UN ARTE MARCIAL ES UN LENGUAJE.

Aprendiendo el alfabeto/movimientos básicos

Hemos visto hasta ahora que aprender un arte marcial no es lo mismo que aprender a leer o escribir sino que es como aprender un nuevo idioma. Tienes que aprender no solo los nuevos fonemas (sonidos)/ movimientos, sino también una nueva gramática y sintaxis.

De todas formas, algunos de vosotros pensareis que ya sabemos como mover nuestro cuerpo previamente a aprender un arte marcial. Eso si, si has practicado un arte marcial alguna vez, piensa en esas primeras clases en las que te sentías como un idiota, incapaz de coordinar como los estudiantes avanzados, como tenías que preguntar porqué un movimiento se hacia así y no asá, etc. Siguiendo con la comparación, es como si ya supiésemos las letras del alfabeto, pero el dibujo fuese el de un niñito que acaba de aprenderlas, no firmes, sino temblorosas aunque reconocibles.

Entonces, practicamos duro y aprendemos letras de las que al principo no teníamos ni idea de que existiesen, como la h en español, o; las letras que pensábamos que estaban ahí pero eran en realidad otra letra, como la confusión entre s y c en algunos idiomas; o como funciona de manera diferente cuando van junto a otra letra, como la diferencia de pronunciación en italiano de la c según vaya seguida de hi o solo de i.

Los movimientos básicos trabajan a este nivel. Primero los aprendes aislados y después los vas juntando en parejas y tríos y ves como se modifican sútilmente para adaptarse al movimiento anterior y al siguiente, de la misma manera que pasa con las letras cuando se escriben palabras a mano. Estas primeras combinaciones de movimientos básicos son como las palabras en un nuevo idioma.

Ahora puedes pensar que como estas palabras provienen de los mismos movimientos, cuyo número es menor que el de letras en los alfabetos principales, las palabras disponibles serán mas limitadas y que tampoco hay tantos alfabetos disponibles. De nuevo debo decir que esa es una manera demasiado cuadriculada de ver las cosas. Además, si conoces varios alfabetos, verás que los alfabetos relacionados tienen letras cuya grafía es similar, sino la misma, como la A en los lafabetos cirílico, latino y griego. Aún así, mientras afirmas con la cabeza, todavía piensas que esto nos deja solo con una familia de alfabetos relacioandos. ¿Qué pasa pues con las artes marciales que usan armas? Cuchillos, bos, etc. ¿Y qué hay de las que trabajan principalmente técnica de suelo? Esto es, finalmente hemos alcanzado las diferentes familias de alfabetos, con algunas artes marciales compartiendo un alfabeto y otras que utilizan un alfabeto único y singular.

Aprendiendo un lenguaje/arte marcial

Ahora conocs algunas palabras, pero ¿significa eso que conoces el idioma? No, desde luego que no. No somos ni loros ni chimpancés, aunque actuemos como tales algunas veces. Todavía tenemos que aprender la gramática y la sintaxis. Y mas importante aún, tenemos que decidir primero como deseamos aprenderlos: ¿solos? ¿con amigos? ¿con un profesor privado? ¿con clases de grupo en un gimnasio?

Para responder las primeras preguntas debemos tener en cuenta los materiales disponibles en el mercado: revistas y libros con fotos a todo color, vídeo y DVDs. Después debemos considerar que no vamos a tener a nadie que nos corrija o nos ayude en caso de que tengamos dudas sobre cualquier aspecto o idea que nos surja. Y eso es peligroso. Al contrario que cuando aprendes un nuevo idioma, en el que solo sufrirán nuestra laringe y autoconfianza, además de nuestro bolsillos, claro, en caso de no aprender correctamente, el aprendizaje autodidacta de la defensa personal puede causar lesiones serias si no se realiza correctamente. Tienes que tener cerca a un profesional que corrija posiciones corporales, no solo de la columna, la manera de caer, etc.

Y aquí es donde surjen los amigos. Si tu amigo no ha practicado un arte marcial antes hasta un cierto nivel, es probable que tenga los mismos fallos y errores que tú. Si tiene ese nivel mínimo, puede ayudarte en un grado determinado a aprender las técnicas y combatir, que es la razón por la que en principio le pediste que practicara contigo ¿no? Pero si no ha alcanzado ese nivel suficiente en un arte marcial, significa que las malas posiciones seguirán siéndolo con los consiguientes peligros.

Espero que estés de acuerdo conmigo en la necesidad de tomar lecciones con un profesional, ya sea en privado o en grupo. Esto ya dependerá sobre todo de tus gustos, el dinero que quieras gastar y la disponibilidad de clases para nuevos alumnos.

Programas/sistemas y asociaciones

Has tenido suerte y has encontrado diferentes escuelas de diferentes asociaciones, todas tratando de vender sus sistemas como los mejores. Has hecho muchas preguntas y tienes montones de información para digerir. Pero de nuevo, y al igual que pasa con las academias de idiomas y sus programas, no sabes cuál es mejor. Estoy suponiendo ahora que eres un estudiante aplicado, pues has llegado leyendo hasta aquí, y que no eres uno de esos practicantes que entra solo porque sus padres te han apuntado o es lo que mola. También estoy suponiendo que no eres una víctima de la moda y no has decidido practicar artes marciales porque es lo que hace tu estrella de cine favorita.

¿Y ahora que hacemos? Tener en cuenta el precio, los horarios, si el instructor es amable, duro, simpático, etc. Habla con alguno de sus estudiantes sobre lo que les gusta de la asociación a la que pertenecen y su programa de enseñanza y también de como trabaja el profesor diariamente. Prueba algunas clases si te dan la posibilidad y decide si te gustan. El mejor programa es aquel que mas se ajusta a tu manera de aprender, que es diferente para cada persona y por tanto algo que solo puedes saber tú. De manera que lo que funciona maravillosamente bien para tu amigo puede ser un completo desastre para tí. Pero los programas están fijados por cada asociación en concreto y son muy similares para un arte marcial dada, pues su estructura es única sin importar quien la esté enseñando.

Así que en mi humilde opinión debes elegir una clase y un maestro con los que te diviertas, sin importar la asociación a la que pertenezca. Qué la asociación ofrece algo que te convence, asóciate. Pero si no te sientes a gusto en una asociación, o piensas que no tiene mucho que ofrecer a cambio de tu dinero (nada de campeonatos, falta de seguro médico, nada de nada), hazlo saber tan pronto como puedas. Algunos profesores te dejarán seguir con las clases pero no te enseñarán nada nuevo, y a otros no les importará y seguirán tratándote y enseñándote como antes. Y estoy segura de que no necesitas consejo sobre qué hacer en este caso.

Dialectos/estilos

Continuando con la comparación entre artes marciales y lenguajes, las diferentes escuelas de un arte marcial dado no serían mas que dialectos locales. Por lo cual, karate sería el lenguaje y shotokan, shito ryu, etc. serían los dialectos. Esto es todavía mas claro en kenpo, en el cual los dialectos serían el kenpo americano, el japonés o nihon, etc. Todos tienen elementos en común que son reconocibles por los practicantes de los diferentes estilos, pero aún así pues tener problemas para reconocer otros aspectos. Comparten una gramática y una sintaxis y un patrón de expresión, aunque el modo de expresarse en sí difiere. Y pueden terminar siendo artes marciales completamente diferenciadas si evolucionan por caminos divergentes.

Pero a pesar de todo esto, tenemos que ser cuidadosos y no confundir un dialecto/sistema con una jerga. Mientras el dialecto quiere y necesita que todo el mundo participe y se comprometa con él, una jerga es algo exclusivo y excluyente. Los miembros del grupo quieren diferenciarse claramente y separarse de las masas, que comparten el lenguaje general, pero no entienden lo que se dice en el grupo. Algunas palabras de la jerga pueden acabar siendo del dominio público con el paso del tiempo e incrementar el cuerpo del idioma principal. Como no pasa demasiado a menudo, la mayoría de las palabras/técnicas caen en el olvido tan pronto se pasan de moda y son sustituidas por otras.

Acentos/maestros

Llevas una temporada practicando y puede que hayas cambiado de gimnasio una o dos veces por motivos de trabajo. Te has dado cuenta de que existen pequeñas diferencias que no pueden ser atribuibles a diferencias de estilo, pero quizá si a la personalidad del instructor. Esto es exactamente lo que se llama estilo personal y es también la razón de que tantas escuelas tengan hoy en día el nombre del maestro para llamar al estilo de arte marcial que están haciendo. También creo que es causa de gran confusión en muchos novatos e incluso en algunos estudiantes mas avanzados. Algunos maestros e intructores lo saben, y a pesar de ello siguen alimentando el caos por un ego mal entendido, o incluso como parte de una campaña de comercialización para conseguir mas estudiantes, ganando así mas dinero.

Si, es cierto que estas pequeñas variaciones son las culpables de la evolución de un arte marcial, pero como pasa con un acento local, es algo que se sobreimpone a tu manera particular de hablar. Y no creo que sea justo tratar de venderlo como si fuese un lenguaje completamente diferente. A pesar de todo, es normal que cuando te muevas a un sitio nuevo con un acento diferente, algo se te pegue y te influencie, aún sin darse cuenta de ello. Y también es normal que intentes copiar y/o adaptar lo que mas te guste de ello, o incluso que lo copies para no ser señalado como un bicho raro. Pero tienes que ser consciente de lo que estás haciendo y de a qué se deben las diferencias.

Expresión: escribir/crear

El amigo del que hablaba al principio de este artículo piensa que uno no puede empezar a escribir, es decir, a crear técnicas propias, hasta que uno no es cinturón negro. Recuerda que era el mismo que decía que aprender un arte marcial es como aprender a leer. ¿Cúantas palabras necesitas saber para formar una frase? Únicamente dos o tres (Quiero a María). Pues lo mismo pasa con las artes marciales. Al principio las frases serán muy limitadas tanto en extensión como en complejidad, pero a medida que aprendas mas vocabulario (nuevos movimientos o golpes), gramática y sintaxis (coordinación y fluidez), verás que cada vez puedes crear frases mas largas y complejas, poniéndolas juntas para crear párrafos y textos completos.

Pero un lenguaje no es algo fijo y muerto y puedes comunicarte sin saber escribir o incluso sin dominar correctamente la gramática y la sintaxis. De forma que un niño de dos años puede claramente dar a entender que está hambriento, que quiere esto o aquello, y de la misma manera un principiante te puede dar un puñetazo en la cara con todas las de la ley o darte una patada en el culo si lo olvidas.

A pesar de todo, ciertamente podrás comunicarte mucho mejor si aprendes y conoces las reglas básicas y hablas correctamente, es decir, si tienes a un profesional para instruirte. El cinturón negro será entonces tu premio de graduación de la escuela, pero nada más, y nada menos. Te garantiza que has aprendido lo suficiente como para empezar a trabajar por tu cuenta y explorar nuevos terrenos, pero no te garantiza que vayas a tener algo interesante que decir.

Buscando y evolucionando

Después de haber practicado un arte marcial durante un tiempo suficiente, puede que sientas que hay cosas que quieres expresar y no puedes porque no tienes los medios necesarios, o no los conoces. Empezarás entonces a buscar en otros lenguajes/artes marciales para ver si hay algún elemento similar a lo que necesitas decir. Si lo encuentras, puede que lo utilices tal cual en el futuro, pero si solo se parece, puede que tengas que adaptarlo para que se ajuste a los esquemas de tu arte marcial original.

Puede que termines hablando espanglish y que los ortodoxos digan que eres un hereje. De todas formas, si este es el caso, es que hay un problema subyacente: la falta de conocimientos sobre tu medio de expresión. Tener cierta cantidad de elementos foráneos es normal, sobre todo cuando se refieren a elementos nuevos o desconocidos en tu lengua materna, de manera que el lenguaje evoluciona y se enriquece. Pero demasiadas palabras, con algunas de ellas reemplazando elementos preexistentes solo siginifican que tu lenguaje es pobre de por sí, ya sea porque no has aprendido suficiente vocabulario o porque utilizas siempre los mismos términos en vez de usar sinónimos. Una solución es buscar en el conjunto de tu arte marcial esos elementos perdidos que ya estaban ahí desde el principio. Otra solución es llenar los vacíos después de haber estudiado otro arte marcial. Y una tercera solución es incorporar tus propias palabras, creándolas bajo las reglas de tu arte marcial (esto lo hacen mucho los presentadores de tv y locutores de radio). Es llevar a la practica el dicho de "Nuevos problemas, nuevas soluciones", pudiendo ser esos nuevos problemas situaciones o armas nuevas.

Parte del problema aquí, la pérdida de vocabulario, se debe a las reglas de torneos y campeonatos. En el paso de arte marcial a deporte se pierden los golpes mas peligrosos para evitar lesiones, y se entrenan principalmente (cuando no en exclusiva) los movimientos y golpes que te permiten una victoria rápida, olvidando los que no puntúan. Así que al ir cambiando las reglas, así cambian las artes marciales en la misma dirección.

Para terminar con este punto, debo decir que la búsqueda debe conducirse no solo en campos directamente relacionadas con el arte marcial, como formas, katas o pumses tradicionales, sino también la historia y evolución del arte marcial según iban evolucionando el arte de la guerra y la estructura social en su área nativa; fisiología y anatomía humanas, así como otros aspectos relacionados con la salud; métodos de entrenamiento y hasta algo de física y mecánica. Todo esto ayuda a comprender porqué un arte marcial determinada siguiendo un camino dado y no otro, y porqué un movimiento se hace de una manera y no de otra. Se puede tener un conocimiento intuitivo de parte de estos temas, pero para crear algo que merezca la pena mantenerse, al menos el conocimiento de anatomía debe ser bueno. Y no me refiero solo para saber dónde pegar, sino también como debe trabajar el cuerpo para optimizar los movimientos.

¿Qué arte marcial es mejor?

Sobre la pregunta que se hace todo el mundo, de cual es la mejor arte marcial, podemos responder de la misma manera que si nos refiriesemos a un lenguaje. ¿Es mejor el español o el inglés? ¿Mejor el chino o el urdú? Y la respuesta depende de donde y como quieras usar ese lenguaje. Desde luego, si quieres ganar una medalla olímpica tendrás que aprender judo, taekwondo, o karate. Si te gusta pegar puñetazos, pero no patadas, tendrás que ir a boxeo.

Algunas personas dirán que eso no es suficiente para una pelea callejera (probablemente sean macarras), y probablemente sea cierto para alguien que solo haya entrenado la parte lúdica o deportiva del arte. Entonces buscará algo del estilo del hapkido, jujutsu o kenpo. Pero cuando se trata de una pelea de verdad, lo único que importa es la actitud personal. Lo mismo que con un idioma, puedes saber muchísimo vocabulario y no ser capaz de hablarlo delante de otras personas, y puedes saber solo un puñado de palabras pero hablar con otros mezclándolo con lenguaje corporal o gestual, o incluso palabras de tu lengua materna. Así que el mejor lenguaje es aquel con el que uno puede comunicarse efectivamente, sin importar las limitaciones de vocabulario que uno tenga.

Para resumir, aprender un arte marcial es como aprender una lengua extranjera a la cual tenemos que adaptarnos un poco (esquemas mentales), y a la vez expresar nuestros pensamientos claramente, eligiendo las palabras que mas nos gustan o creándolas si es lo que nos pide el cuerpo. A fin de cuentas, a eso es a lo que nos referimos cundo hablamos de arte ¿no?