Logo Hispagimnasios

Hispagimnasios.com

El portal del fitness y las artes marciales

DESMITIFICANDO LOS FALSOS MITOS DEL "FITNESS"
Parte 3 de 5

Por Quim Lluciá
Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5

Puede hablar con el autor en El Consultorio de Quim Llucià

La última repetición es la que cuenta

Afirmación: “Para conseguir el mejor resultado, mantén en todo momento un nivel de esfuerzo de 8 sobre 10”

Comentario: todos los culturistas que entrenan con intensidad con el objetivo de estimular al máximo el crecimiento muscular, saben que llegar hasta el fallo muscular es una condición indispensable para lograrlo. Ello no significa que siempre tengamos que llegar hasta ese punto límite. Para evitar sobrentrenarnos y minimizar el riesgo de lesión, es conveniente establecer períodos durante los cuales la intensidad se reduzca en pos de una mejor recuperación. Pero estoy de acuerdo con los culturistas como Mike Mentzer que afirman que las repeticiones de una serie te preparan para la última y es ésta, precisamente, la que se hace al límite, la que de verdad fuerza al músculo a crecer.

Los lunes toca pecho

Afirmación: ”La mayor parte del entrenamiento debe ser funcional, combinando ejercicios compuestos y de aislamiento, o bien incorporando algunos específicos para el deporte que practiques. En la vida real, el cuerpo no utiliza los músculos de forma aislada, sino como una bestia músculo-esquelética”

Comentario: en primer lugar, dudo mucho que exista el tal entrenamiento funcional. Me explico. Cuando se habla de este tipo de entrenamiento se suele hacer referencia a una serie de ejercicios que combinan el trabajo de diferentes cualidades físicas y psicomotrices con el objeto de obtener lo que podríamos llamar una condición física completa o total. Me parece muy bien. Pero debo hacer dos salvedades.

La primera es que este tipo de entrenamiento no tiene nada que ver con el culturismo, que es una disciplina altamente especializada que lo único que persigue es ganar hipertrofia muscular. La segunda nace de una crítica que suelen hacer los defensores de este tipo de entrenamiento que recibe el nombre de CrossFit. Según ellos el culturismo no es un deporte que aporte mejoras en la forma física más allá de la mencionada, o sea, hipertrofia. ¿Y qué? El culturista tan solo pretende ser la expresión material de un ideal de belleza física y que en el momento de competir, se muestra por medio de unas “poses” que no olvidemos, se diseñaron en los orígenes de nuestro deporte en base a las posturas en que los escultores de la Grecia clásica representaban a dioses y atletas. Por no ser, el culturista no debe ni tan siquiera, ser fuerte.

Contraataquemos. Yo también puedo hacer una crítica a este tipo de entrenamiento. Dejando de lado el alto potencial lesivo de muchos de los ejercicios que se incluyen en sus programas y para los cuales carecen de preparación adecuada la mayor parte de los practicantes, el término funcional se refiere a otra cosa. Funcional es aquello que permite a un individuo realizar de forma eficiente todas aquellas tareas que es necesario realizar de forma cotidiana. En casa, en el trabajo y durante el tiempo de ocio. En otra ocasión me extenderé sobre lo que es un verdadero ejercicio funcional, pero por el momento os dejo una reflexión. ¿Hay algún anciano que teniendo serias dificultades para ponerse los calcetines o levantarse del sofá se pueda beneficiar de un ejercicio en el que se agitan dos sogas de cinco metros de largo? ¿No le sería más útil hacer pesas para reforzar su espalda, su zona abdominal y sus piernas y hacer estiramientos para ganar movilidad en su columna vertebral y sus caderas? Ahí lo dejo. Y para rematar. La denominación de “compuestos” y de “aislamiento” es incorrecta desde el punto de vista culturista. Así es como se clasificaban los ejercicios antiguamente. Aunque es posible que aún en la actualidad algún culturista los siga usando. Pero lo correcto es hablar de ejercicios monoarticulares y poliarticulares. Un ejemplo. El Curl con barra ¿es básico o de aislamiento? Y el Curl de concentración ¿es básico o de aislamiento? Porque ambos son monoarticulares.

Un músculo grande es un músculo fuerte

Afirmación: “Vale, técnicamente los músculos prominentes son más propensos a estar fuertes, pero por regla general el tamaño se debe simplemente a un incremento del volumen de líquido sarcoplasmático. En la mayoría de los casos apenas existe relación entre hipertrofia muscular y fuerza, que es algo mucho más neurológico”

Comentario: vayamos por partes. Afirmar tal cosa delata un profundo desconocimiento de lo que es el entrenamiento culturista y sus bases metodológicas. Ante todo debo insistir en que el culturismo no es un deporte de fuerza. Es un deporte de estética. O por lo menos debería serlo. La fuerza que gana el culturista es un “efecto secundario” del entrenamiento orientado a la hipertrofia. Dicho esto, si no entendemos la diferencia entre mover mucho peso e intensidad, ya vamos mal. Los culturistas que entrenan bajo la premisa de aislar o focalizar el esfuerzo, saben perfectamente que se puede generar más intensidad de trabajo moviendo menos peso del que podrían mover si implicaran más músculos secundarios. Pero ese no es el objetivo. Para un halterófilo o un powerlifter, sí. Estos deportistas se esfuerzan en mejorar la coordinación intramuscular (número de motoneuronas que se activan en un músculo de forma sincrónica durante un esfuerzo) y la coordinación intermuscular (número de músculos que se activan de forma sincrónica durante un esfuerzo) Lo primero es algo que conseguimos queramos o no cuando nos esforzamos por mover cada vez más peso. Lo segundo no nos interesa. De hecho, lo primero que trato de hace entender a un culturista que me pide ayuda para optimizar su entrenamiento, es que debe aprender a generar tensión al mismo tiempo que se relaja. Esto es altamente contradictorio y va contra los dictados de la razón. Pero es así. Nosotros la llamamos técnica de aislamiento muscular.

Como anécdota os diré que para crear atmósfera les pongo música clásica o boleros. Nada de heavy metal. Esta la dejo para cuando ya han aprendido la diferencia entre mover kilos y generar intensidad y están en disposición de llamar a las puertas de infierno y reírse del propietario en su cara. Y en cuanto a lo de hipertrofia sarcoplasmática que ya escuché de boca de un profesor de fisiología en la universidad cuando decía que los culturistas teníamos los músculos de “paja” (cosa que a mí me molestaba especialmente) parece que es un concepto que ahora está muy de “moda” y que muchos culturistas defienden. Discrepo en absoluto.

Para perder “barriga” es necesario realizar ejercicios abdominales

Afirmación: “Para bajar la barriga, lo primero que debes hacer es llevar una dieta balanceada, recomendada por tu nutricionista según lo que necesitas. Así mismo, debes hacer tareas aeróbicas y continuas, de moderada intensidad. Cuando hayas perdido el exceso de grasa, entonces sí puedes trabajar los músculos con abdominales. Esto pasa porque cuando hay grasa en el tejido subcutáneo (que da prominencia a la zona), hacer abdominales sin un trabajo aeróbico (que degrade grasas), lo único que produce es dar más volumen”

Comentario: sin duda, la primera afirmación y obviando el hecho de que el termino barriga no está definido, es absolutamente cierta. A partir de esa premisa cabe diferenciar entre los que es el acúmulo excesivo de grasa en el abdomen y la eventración abdominal. Para eliminar dicho exceso no es necesario hacer trabajo aeróbico, ni hacer ejercicios abdominales. Tan solo provocar un déficit calórico en base a la ingesta y esperar a que el cuerpo utilice las reservas de grasa para compensar dicho déficit. Tened en cuenta que las zonas en las que por genética tengáis más grasa, serán las últimas en reducirse. Hagáis lo que hagáis. Excepto una liposucción, claro. Para corregir lo segundo, ante todo debemos saber que si la eventración ha alcanzado un grado crítico, no hay vuelta atrás. Excepto pasar por el quirófano. Si la eventración es reversible, entonces el ejercicio de la musculatura abdominal, en especial del músculo transverso, será del todo eficaz. Pero, cuidado, si no mantenéis un control permanente sobre esa musculatura, podéis mostrar unos abdominales de lujo, pero un vientre dilatado. Algo que en no pocos casos observamos en algunos culturistas.

 

Pulsa aquí para ir a la siguiente parte del artículo: Parte 4 . Pulse aquí para ir la anterior: Parte 2

 

Quim Lluciá es Licenciado en Educación Física y Deportes, Diplomado en Quiromasaje, Diplomado en Masaje Deportivo, Maestro de Culturismo, Entrenador Personal y de Deportistas de Competición, Autor del libro “Musculación” Editado por la Editorial Martínez Roca en el año 2001, ha sido Miembro del Comité Científico-Deportivo de los Laboratorios BIOIBÉRICA, así como ponente en numerosos seminarios y conferencias.